Quantcast
Hoy Los Angeles}
7:10 p.m., 9/2/2014 | 71°

El Sabio Opina

"El Perro" Angulo esperar ladrar mucho esta noche

Para Alfredo “Perro” Angulo, gran parte del último año ha sido una verdadera tempestad. En noviembre pasado fue aniquilado por James Kirkland en una pelea que era clave para su ascenso dentro de la división de las 154 libras. Después de la dolorosa derrota ante el estadounidense,  las cosas fueron de mal en peor para el púgil de Mexicali.

Con el afán de arreglar los problemas de visa que lo venían persiguiendo desde 2010, los cuales no lo permitían pelear en Estados Unidos legalmente, Angulo se entregó comienzos de este año a las autoridades migratorias de este país por consejo de sus abogados. Aunque pensaba que sólo sería detenido por algunos días, terminó siendo despojado de su libertad, su hija y profesión durante siete largos meses.

Ya con su situación migratoria en orden, el ex olímpico de Atenas 2004 tratará de sobreponerse a los momentos difíciles que ha vivido cuando regrese al ring ante el texano Raúl “Tigre” Casarez en el Staples Center. Esta será su primera pelea en territorio estadounidense desde julio de 2010.

Si bien parece que Angulo simplemente está retomando su carrera, la realidad es que va a empezar de nuevo. No hay que ver más allá de su esquina para evidenciar esto. Virgil Hunter, el Entrenador del Año 2011 según la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos, ha remplazado al legendario Nacho Bernstein como el nuevo entrenador del “Perro”. No hay duda que Angulo tiene una pegada impresionante, 17 de sus 20 victorias han sido antes del límite. Pero como mostró  contra Kirkand, su defensa y manejo de pelea dejan mucho que desear.

Hunter, quien ha tenido mucho éxito trabajando con el rey de la división supermediana Andre Ward, es un especialista defensivo que puede redondear el estilo de Angulo lo más posible.

Con figuras como Saul "Canelo" Alvarez  y Miguel Cotto, y peleadores interesantes como Erislandy Lara, Vanes Martirosyan  y Cornelius “K9” Bundrage entre otros, la división de las 154 libras se ha vuelto en la división más candente de todo el boxeo. Tanta competencia prácticamente va a obligar al “Perro” a escalar desde abajo para que pueda establecerse como un serio contendiente y aspirar a la cima de la división una vez más.

A sus 30 años de edad, Angulo todavía tiene tiempo para finalmente cumplir con su potencial y hacer algo notable en el boxeo pero tiene que tener un retorno triunfal. Será interesante ver si puede canalizar el sufrimiento por el que ha pasado para poder ladrar más fuerte nunca.