Quantcast
Hoy Los Angeles}
12:13 p.m., 7/26/2014 | 72°

Grande se queda chico


“The Great Gatsby” no escatima en extravagancia, ofreciendo amor y derroche en una pieza

Andrea Carrion | 5/10/2013, 11:17 a.m.
Grande se queda chico
Carey Mulligan interpreta a Daisy Buchanan y Leonardo Di Caprio hace el papel de Jay Gatsby. | Cortesía

Suntuosa, explosiva, intensa, de aquellas películas que hipnotizan por la grandiosidad de su producción. “The Great Gatsby” promete una experiencia particular, y no tanto por la trama, sino por su vibrante puesta en escena.

La trama, basada en la novela de F. Scott Fitzgerald, narra una conflictiva historia como muchas aquellas en las que el amor no termina siendo suficiente. Sin embargo, el ambiente en la que ésta se desarrolla cautiva desde la primera toma.

Al igual que en sus anteriores cintas; “Romeo + Juliet” y “Moulin Rouge!”, el director Baz Luhrmann retoma una historia clásica, la filma en 3D y la lleva a una dimensión aparte.

photo

Cortesía Warner Bros.

Escena de una de las fiestas.

Desde el principio, Luhrmann quiso transmitir realismo, tanto que le pidió al director de fotografía, Simon Duggan, evitar cualquier sensación de película de época pues deseaba una cinta que pareciera como si el espectador estuviera ahí y en ese momento, en un mundo sofisticado en el que casi todo es completamente nuevo. Las espectaculares fiestas ofrecidas por el misterioso Jay Gatsby transmiten derroche en cada toma y pone en bandeja nominaciones a importantes premios al departamento de diseño de arte. Reforzado con todo el glamour propio de 1922, Gatsby, interpretado por Leonardo Di Caprio, vive obsesionado por recuperar el amor de la hermosa Daisy Buchanan (Carey Mulligan), casada con el magnate y mujeriego Tom Buchanan (Joel Edgerton). Y en el medio de todo está Nick Carraway (Tobey Maguire), el primo de Daisy, el narrador de este melodrama.

La historia engancha, pero una vez más son los paisajes y los escenarios ubicados en Nueva York y Long Island los que fascinan. La palaciega mansión estilo gótico francés de Gatsby transmite un gran esfuerzo por impresionar, mientras que la mansión Buchanan da muestra de la riqueza de las familias de alcurnia. Y luego otro dato que llama la atención; la mayoría de las escenas fueron filmadas en los Estudios Fox de Sídney.

photo

Cortesía Warner Bros

La mansión de Gatsby.

La casa de Gatsby fue construida en varios sets, dividiendo las distintas partes de la casa. La piscina, parte muy importante de la historia, se construyó en un set aparte e incluía parte de la terraza que llegaba hasta la “playa”. La playa real era Doll’s Point, en Sídney.

El gran salón, el jardín de atrás y la terraza estaban en el mismo set. El cuarto de mapas, el gran salón de baile, las escaleras, el órgano y el jardín de tres niveles se construyeron en un mismo set, algo que hizo que las escenas de fiesta de Gatsby lucieran aún más espectaculares.

Más de mil personas participaron en la construcción de estos escenarios. Además, se contó con un reparto de 960 extras, especialmente para los días de fiesta.

La vestimenta empleada en la cinta es otro detalle que asombra en “The Great Gatsby”. La prosa de Fitzgerald es rica y descriptiva, y es con estos ingredientes que la diseñadora de vestuario Catherine Martin recreó sin límite alguno el glamour, la chispa y la innovación de la época.

“Los años veinte fueron básicamente el nacimiento de la moda del Siglo XX como la conocemos hoy. Después de la Primera Guerra Mundial desaparecieron las pesadas ropas interiores de la época victoriana, llegaron las faldas cortas y se dio una especie de liberación sexual para las mujeres que les permitía vestir con mayor sensualidad. Llegó un estilo exuberante y decorativo que es un punto clave en el diseño”, dijo Martin.

acarrion@hoyllc.com

THE GREAT GATSBY

Director: Baz Luhrmann

Reparto: Leonardo Di Caprio, Tobey Maguire, Carey Mulligan,

Joel Edgerton

Estreno: Hoy

Calificación: Excelente