Quantcast
Hoy Los Angeles}
12:33 a.m., 9/17/2014 | 78°

En Santa Ana ofrecen entrenamiento de defensa personal para mujeres


Soudi Jiménez | 3/23/2013, 6 a.m.
En Santa Ana ofrecen entrenamiento de defensa personal para mujeres
Alex Ramírez muestra a una alumna cómo patear a un agresor. | Soudi Jiménez

Las mujeres llegan puntuales y listas para aprender. Algunas son alumnas de la academia América Internacional en Santa Ana; otras acuden por primera vez. Todas con el mismo interés de adquirir secretos de defensa personal y evitar agresiones.

Alex Ramírez, un maestro en cinta negra de Taekwondo, expone detalles de cómo actúa un atacante. Asimismo, brinda información para actuar en caso de una agresión y ofrece una demostración práctica.

“Se aprende qué hacer en casos de un ataque, más que nada ellas [señala a su hija Angie, de 17 años] que andan en la escuela y no se sabe el peligro que hay en la calle”, afirma María Soria, acompañada de un grupo de mujeres de edades diversas que participa de la sesión.

Estas madres de familia y adolescentes han entendido que el conocimiento básico en defensa personal puede salvaguardar su integridad o su vida.

“Me interesó porque siempre hay peligros en cualquier parte. Aprendí mucho sobre las técnicas que hay, me pareció muy bueno todo y pueden servir hasta en la casa”, indica Adela Pérez, pensando en que un agresor invada la intimidad de su hogar.

Antes de ser maestro de taekwondo, Ramírez se graduó de médico-veterinario en la Universidad Michoacana, en México. En 1989, después de obtener su cinta negra, emigró a California.

“Estos seminarios los imparto al darme cuenta de que una familiar mía había sido violada; por lo tanto, aplico mis conocimientos para evitar que otras mujeres sufran”, destaca Ramírez, que imparte estas clases desde 1996.

El seminario introductorio es gratuito; pero el taller completo, impartido en seis horas, cuesta 90 dólares, en donde ofrece teoría y técnicas prácticas, cuyo objetivo final es que puedan defenderse, no el certificado, dice Ramírez.

“Muchas vienen con escepticismo, pero cuando les enseño estaídísticas de ataques, cambian. Se les crea el sentido de alerta para prevenir y no caminar distraídas; ahora ya saben las señales de un acercamiento que no es de amistad”, asegura.

Basado en reportes policíales y médicos, Ramírez manifiesta que el 50% de las agresiones ocurren en la misma casa; el 70% de las víctimas conocen al violador y el 80% de quienes se defienden evitan la violación y sobreviven.

“La defensa personal es como la aseguranza [sic] del carro; ojalá que nunca la necesiten, pero que cuando tengan que defenderse, sí tengan el conocimiento”, advierte.

El maestro en artes marciales también enseña a sus alumnas objetos que pueden utilizar para defenderse, como un peine, un lapicero, un pintalabios, un bastón o una piedra.

“Siempre hay que ver a los ojos; eso detiene o hace pensar dos veces al atacante, porque no quiere ser reconocido. Entonces buscan a otra víctima que no pelee; lo que buscan es una presa fácil”, aconseja.

Ramírez asevera que el agresor actúa con premeditación, y por eso aconseja que durante una semana verifiquen su propia rutina, pensando en quién podría estar espiando y dónde se escondería alguien que plane un ataque.

“Estas mujeres, cuando se vean en una situación difícil, van a estar protegidas”, enfatiza Ramírez, quien además brinda clases regulares de taekwondo a personas que deseen pasar por una preparación formal y sistemática de esta disciplina.

“Vengan aquí o donde les quede cerca, sea un seminario o un entrenamiento profesional; lo importante es saber defenderse”, concluye.

EL DATO

ACADEMIA DE TAEKWONDO AMERICA INTERNACIONAL

Horario: Lunes, miércoles y jueves de 5:30 p.m. a 8:30 p.m.

Dirección: 3649 W. McFadden Ave., Santa Ana, CA 92704

Teléfono: 714-425-5955

CONSEJOS

Observe actitudes de familiares, amigos y conocidos, también ponga atención en la voz y lenguaje que utilizan al aproximarse.

Si sufre un ataque, defiéndase con todo el poder posible; proteja su integridad y su vida.

Al defenderse busque puntos sensibles del agresor como garganta, ojos y organos genitales, para que le suelte y pueda huir para pedir ayuda.

En caso de ser sujetada por un atacante, trate de memorizar características físicas para que pueda identificarlo y describirlo ante las autoridades.

Si se perpetra la agresión sexual, se recomienda no lavarse, llamar a la policía y luego ir al hospital; después hay que buscar consejería terapeútica