Quantcast
Hoy Los Angeles}
2:37 a.m., 9/18/2014 | 68°

Captura de pandilleros extorsionistas en Hollywood da un alivio temporal


Peligro persiste para loncheras

Soudi Jiménez | 3/22/2013, 6 a.m.
Captura de pandilleros extorsionistas en Hollywood da un alivio temporal
Los negocios ambulantes son blanco de las pandillas. | Archivo

La mujer salió huyendo de su natal El Salvador, debido al conflicto armado de los ‘80. Al llegar a Los Ángeles, se dedicó a vender comida en las populares ‘loncheras’, en donde reconoce que también corre peligro.

“Cuando le quieren hacer algo, uno no puede defenderse; ¿qué hace uno?”, se pregunta Ángela, quien omitió su apellido, refiriéndose al acecho de las pandillas en su camión de comida ambulante, el cual establece en un punto del vecindario Pico-Union.

“Hace cuatro años me quebraron los vidrios, ahora hay un poco más de tranquilidad. Casi siempre los que pasan por este lado son de la MS [Mara Salvatrucha 13]. Nosotros sólo estamos un rato en el día, pero en la noche se pone más feo”, agrega.

Otros negocios como el de Ángela, ubicados en la zona de Hollywood, se han convertido en el blanco de extorsiones de la pandilla MS-13. Más de una docena de propietarios de camiones debían pagar renta para poder operar, algunos hasta 1,000 dólares por semana.

La denuncia de una de las víctimas hizo que el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) ejecutara el operativo “Protegiendo el Sueño”, concluyendo con la captura de 20 sospechosos acusados de extorsión, la semana pasada. Cinco personas más enfrentan cargos en relación al caso.

“Los pandilleros han extorsionado todo tipo de negocios, desde vendedo-res de flores hasta loncheras”, señala Eddie Guerra, agente de LAPD que fue parte de la investigación durante un año.

Guerra sostiene que una de las víctimas llegó a pagar un total de 15 mil dólares, durante varios años. Sin embargo, la cantidad que les cobraban a los demás era variable.

“Los amenazaban con hacerle daño a la familia y que algo les iba pasar a ellos o a la familia; les cobraban de 60 a 70 dólares por semana. Todo dependía del tipo de negocio”, agrega el agente Guerra.

Pero las ‘loncheras’ del área de Hollywood no son las únicas que sufren este problema. Un dueño de ‘lonchera’ en el Este de Los Ángeles, quien pidió el anonimato, observó que estas acciones de la policía no resuelven el problema, porque durante años el LAPD no ha podido desarticular a esta pandilla.

“Han capturado a los mensajeros, pero no a los cabecillas; si no les logran comprobar nada, saldrán libres y con ganas de desquitarse. Por esa razón, la gente está temerosa de denunciar, ya que ponen en evidencia su integridad física”, asegura.

Este hombre, con cerca de 20 años en el negocio de las ‘loncheras’, ha visto que las extorsiones pandilleriles son el pan de cada día en su industria, afectando en su mayoría a los negocios ambulantes.

“La policía no ha podido combatir [las extorsiones], esto ya tiene años. Le pasa al que vende paletas, raspados, y las ‘loncheras’, ni se diga. Ocurre en Los Ángeles, en el Este y en el Sur; en Compton y en otros lugares”, enfatiza.

Erin Glenn, integrante de la mesa directiva de la Asociación de Loncheros la Familia Unida de California, sostiene que todos sus agremiados son vulnerables a estos ataques, por eso buscan acercamientos con la policía para defenderlos.

“Las extorsiones no sólo afectan el bolsillo, porque tras cada ‘lonchera’ hay una familia; las amenazas afectan mentalmente también, por el miedo a enfrentar a estos pandilleros, porque son muy violentos”, destaca Glenn.

Esta asociación aglutina a más de 300 negocios, y todos se establecen en lugares estratégicos para poder vender. Glenn manifiesta que no es fácil decirle a un comerciante que se mueva de ubicación para no enfrentar el problema.

“Es muy injusto tener que irse de un lugar por las amenazas de una pandilla. Espero que la policía siga trabajando para que este problema se minimice; en verdad, lo que deseo es que se ponga un alto”, añade Glenn.

Entretanto, la policía espera la colaboración de la comunidad para combatir este problema, invitando a las víctimas a que no se queden calladas, porque dicho cuerpo de seguridad está poniendo como prioridad la integridad de la gente.

“Queremos enseñarle a la comunidad que somos diferentes; el resultado fue que se arrestaron a todos los sospechos [en el operativo]. Les decimos a otras víctimas que tengan confianza y denuncien estos hechos”, dice Guerra.

swjimenez@hoyllc.com