Quantcast
Hoy Los Angeles}
4:53 p.m., 4/24/2014 | 69°

Niega Vaticano vinculación con dictadura

El vocero vaticano, Federico Lombardi, calificó de "calumniosas y difamatorias" las acusaciones contra el Papa Francisco

Agencia Reforma | 3/17/2013, 9:11 a.m.
Niega Vaticano vinculación con dictadura
Papa Francisco | EFE

Mientras sectores de la izquierda y del Gobierno argentino profundizaban sus sospechas sobre el verdadero rol que tuvo Jorge Bergoglio, el nuevo Papa, durante la dictadura (1976-1983), sus amigos, ex colegas, el Vaticano y hasta un jesuita involucrado en un controvertido caso salieron ayer a defender al Pontífice.

El vocero vaticano, Federico Lombardi, calificó de "calumniosas y difamatorias" las acusaciones contra el Papa Francisco y llamó a que sean negadas clara y firmemente.

En una columna en el diario oficialista Página 12, el periodista argentino Horacio Verbitsky había acusado el jueves a Bergoglio, jefe de la Compañía de Jesús en Argentina entre 1973 y 1979, de haber entregado a los militares a los sacerdotes Francisco Jalics y Orlando Yorio.

Los dos jesuitas, quienes trabajaban en las "villas miserias" porteñas, fueron secuestrados en mayo de 1976 y torturados hasta que se les liberó seis meses después.

Según declaraciones de Yorio --fallecido en 2000-- a Verbitsky, Bergoglio no hizo nada para protegerlos. Pero Jalics ya le quitó la responsabilidad de su secuestro al actual Papa.

"Estoy reconciliado con el pasado y por mi parte considero que la historia está cerrada", escribió en un comunicado desde Alemania, donde reside.

En tanto, su amiga Alicia Oliveira, ex secretaria de Derechos Humanos de la Cancillería argentina, contó a REFORMA:

"Yo soy testigo de que Jorge protegió y ayudó a mucha gente a salir del país durante la dictadura. Sé que estaba preocupadísimo por los dos jesuitas secuestrados en aquel momento y que hizo todo lo posible para liberarlos. A mí misma me ofreció llevarme a vivir al Colegio Máximo justo antes del golpe, porque sentía que la situación era muy grave y yo estaba en riesgo".

Sin embargo, en Buenos Aires, tuiteros vinculados con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner distribuyeron durante todo el día una foto falsa de un supuesto Bergoglio dando la comunión al ex dictador Jorge Videla.

Y la presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, alimentó la polémica sobre el silencio y la inacción de la Iglesia argentina durante los años de plomo.