Quantcast
Hoy Los Angeles}
1:27 a.m., 7/24/2014 | 68°

De Uruapan al Maratón de Los Ángeles


Eduard Cauich | 3/14/2013, 4:21 p.m.
De Uruapan al Maratón de Los Ángeles

La determinación del michoacano Luis Fernando Larriva no tiene límites.

El mexicano, quien no camina desde los dos años de edad a causa de una malformación genética, encontró su amor por las competencias deportivas desde los 15 años, cuando comenzó a jugar baloncesto en silla de ruedas, influenciado por su padre, quien es amante de ese deporte.

El nacido en Uruapan, Michoacán, México, poco a poco se interesó en el atletismo y su éxito no tardó en llegar. En 2003 acudió a las Olimpiadas Nacionales en Saltillo y ganó seis medallas. Un año después asistió a las Olimpiadas Nacionales en Tepic, Nayarit y ganó otras cinco.

Poco a poco, Larriva se especializó en el atletismo en silla de ruedas en 10 y 21 kilómetros, hasta llegar a hacer un maratón.

Este domingo, el mexicano participará en su segundo maratón de Los Ángeles en la división de silla de ruedas después de que en 2011 completó su primeras 26.2 millas en la ciudad angelina. Esa vez, Larriva terminó en el onceavo puesto con un tiempo de 2 horas y 45 minutos.

“Me gustó participar porque fue una experiencia nueva”, dijo Larriva. Este domingo el atleta mexicano espera superar su marca personal de 2 horas y 12 minutos.

Larriva ha participado en maratones en Mazatlán, San Luis Potosí, Querétaro y Guadalajara.

De acuerdo a Larriva, el participar en maratones no ha sido fácil, pues tiene que pagar de su propio bolsillo su boleto de avión y las inscripciones.

“Es difícil porque casi no hay ayuda”, señaló Larriva, de 27 años, quien trabaja en el departamento de ferretería de Home Depot en su natal Uruapán y con ello se las ingenia para pagar por sus gastos.

Pero lejos de desanimarse, Larriva explicó que se siente agradecido de contar con el apoyo moral de mucha gente, especialmente de su mamá María del Rosario, quien lo ha ayudado y alentado desde pequeño.

Por lo pronto, el mayor de tres hermanos dijo que quiere mandar un mensaje a todas las personas que tienen impedimentos físicos.

“La vida es bonita, hay que disfrutarla; no todo se acaba por estar en una silla de ruedas”, señaló. “Hay que alzar la frente. Yo me considero una persona normal; la única diferencia es que estoy en una silla de ruedas”.

La determinación del michoacano Luis Fernando Larriva no tiene límites.

El mexicano, quien no camina desde los dos años de edad a causa de una malformación genética, encontró su amor por las competencias deportivas desde los 15 años, cuando comenzó a jugar baloncesto en silla de ruedas, influenciado por su padre, quien es amante de ese deporte.

El nacido en Uruapán, Michoacán, México, poco a poco se interesó en el atletismo y su éxito no tardó en llegar. En 2003 acudió a las Olimpiadas Nacionales en Saltillo y ganó seis medallas. Un año después asistió a las Olimpiadas Nacionales en Tepic, Nayarit y ganó otras cinco.

Poco a poco, Larriva se especializó en el atletismo en silla de ruedas en 10 y 21 kilómetros, hasta llegar a hacer un maratón.