Quantcast
Hoy Los Angeles}
6:31 a.m., 7/31/2014 | 67°

Fantasía de primer nivel


Experto en efectos digitales explica la magia detrás de la nueva cinta de Oz

Andrea Carrion | 3/9/2013, 6 a.m.
Fantasía de primer nivel
Vista del Pueblo de Porcelana, una de las escenas creadas por computadora. | Cortesía

Una vez más, Disney justifica su reputación en el arte de crear magia a través del cine. “Oz: The Great and Powerful” es el nombre de su más reciente proyecto, que se estrenó ayer, y en esta oportunidad, HOY pudo conocer de cerca los detalles en cuanto a efectos digitales.

Esta nueva película de fantasía, dirigida por Sam Raimi, lleva al espectador a los orígenes del legendario mago del mundo de Oz, Oscar Diggs. La historia presenta a este personaje, interpretado por James Franco, en un patético circo instalado en Kansas. En ese momento, Diggs es un mago de dudosísima reputación, y su adicción por las mujeres pone su vida en peligro. Es entonces que, sin buscarlo, termina siendo transportado al mundo de Oz.

Ahí se encuentra con las brujas Theodora (Mila Kunis), Evanora (Rachel Weisz) y Glinda (Michelle Williams), con un simio volador llamado Finley, con una niñita hecha de porcelana y del tamaño de su mano, y con un centenar de extrañas criaturas que rebasan su imaginación.

Es aquí donde entró a tallar Francisco De Jesús, supervisor en efectos digitales para la compañía Sony Pictures Imageworks. Explica que, junto a otras 300 personas, pasó cerca de dos años trabajando cada milímetro de película hecho por computadora. Esto fue sólo en su departamento, ya que en total fueron 700 las personas que desarrollaron las imágenes generadas por computadora en esta cinta hecha en 3D.

Apoyado por su experiencia en producciones como la saga “Spider-Man”, “Monster House”, “Charlie’s Angels 2”, “Men in Black 2”, “Hollow Man”, “Titanic”, “Supernova” y “Fight Club”, De Jesús comparte algunas fuentes de inspiración.

“Siempre tratamos de tener dos clases de elementos. Hay los reales, por ejemplo uno de los personajes que creamos es el monito que vuela. Para crearlo, empezamos por tomar referencia en video y fotos de monos reales. Los estudiamos, vimos cómo se mueven, cómo reaccionan y aplicamos eso a nuestro trabajo. La segunda parte es completamente creada por algún artista, como los paisajes”, explica De Jesús.

photo

Cortesía

Francisco De Jesús.

Sobre este tema, el artista de origen boricua explica que muchos de los ambientes exteriores parten de la experiencia que los creadores han tenido en otros países.

“Por ejemplo, el director de arte de la cinta, Rob Stromberg, ha viajado por el mundo y eligió algunos elementos de un parque nacional en China. Por otro lado, hay detalles que me recuerdan al Parque de los Arcos, un parque nacional en Utah. Las formaciones de los arcos las incorporamos en el mundo de Oz como el famoso arcoíris, sólo que en lugar de estar en una zona desértica, lo transformamos en un ambiente más tropical, verde, vivo”, agrega.

Según De Jesús, más del 90% de la película contiene efectos por computadora. Pero se requirió además construir 30 sets de filmación para los distintos ambientes, como el camino de ladrillo amarillo, la Ciudad Esmeralda, el bosque obscuro y el Pueblo de Porcelana, de donde sale China Girl, un personaje que asombra por su nivel de animación. “Muchas escenas tienen dos paredes reales, pero otras son construidas digitalmente. También hay escenas donde hay dos personajes hablando frente a una ventana y lo que se ve es creado digitalmente”, dice De Jesús. Es algo fácil de creer, luego de saber que el rodaje se hizo en unos estudios de cine de 675 mil pies cuadrados, ubicados en Michigan.

OZ: THE GREAT AND POWERFUL

Director: Sam Raimi

Reparto: James Franco, Michelle Williams, Mila Kunis, Rachel Weisz

Estreno: 8 de marzo