Quantcast
Hoy Los Angeles}
11:06 a.m., 9/21/2014 | 71°

En Los Ángeles, crean grupo de apoyo para niños con labio leporino


Crean grupo de apoyo para niños con labio leporino

Selene Rivera | 3/7/2013, 6 a.m.
En Los Ángeles, crean grupo de apoyo para niños con labio leporino
María López y su hijo Ricardo forman parte del grupo que se reúne cada mes. | Selene Rivera

Cuando María López dio a luz a su hijo, esperaba sostenerlo en sus brazos. Sin embargo, la enfermera se llevó al menor a otra habitación y regresó para preguntarle si deseaba darlo en adopción o escogía quedarse con él a pesar de su defecto.

Sorprendida por las opciones, López cuestionó el estado del niño y la enfermera respondió que el menor había nacido con labio leporino.

Diez años después, López abraza al pequeño Ricardo a menudo y le repite que es muy guapo, aunque otras personas le digan lo contrario o se burlen de él. Por su parte, Ricardo se echa a reír y le afirma a su madre que, en efecto, es bien parecido.

López y su hijo forman parte de un grupo de apoyo del Programa de Labio Leporino y Paladar Hendido del Centro Médico Whi-te Memorial en Los Ángeles. El grupo anti acoso que empezó en octubre le enseña a los padres a lidiar con el problema de sus hijos a nivel físico y emocional, así como de las posibles burlas y acoso futuro que los menores pudieran enfrentar en su vida diaria.

“El defecto de mi hijo me ha hecho madurar como madre, mujer y ser humano. Soy fuerte y le transmito a Ricardo esa fortaleza para que no se sienta mal si lo ofenden por su apariencia”, dice la residente de Whittier. Por su parte, Ricardo ha desarrollado tan buena autoestima que se ha hecho muy amigable.

Para el doctor Jeffrey Ring, guía del grupo, traer un niño al mundo es una experiencia maravillosa. Sin embargo, para muchos padres puede ser triste y hasta traumático saber que sus hijos tienen defectos faciales congénitos.

“Peor aún, cuando los niños crecen, ellos sufren las consecuencias, porque mientras quieren llevar una vida normal, son el centro de atención por sus rasgos faciales, el acoso de otros niños y una autoestima baja”, dice Ring.

“Aquí, los padres y sus hijos aprenden que no están solos, que hay más gente en su situación; desahogan sus frustraciones y platican sus experiencias. Eso es lo que verdaderamente los hace fuertes”, agrega el doctor.

El grupo mensual anti acoso, que es gratuito para la comunidad, también le enseña a los niños a desarrollar su autoestima, los ayuda a descubrir sus habilidades, les hace entender que no son diferentes a otros niños, más que estéticamente, y que su apariencia no les impide lograr sus metas.

El labio leporino y el paladar hendido son defectos de nacimiento en los que los tejidos del paladar o el labio de un feto no se unen en las primeras etapas del embarazo. Los niños con hendiduras por lo general no tienen suficiente tejido en la boca, y el tejido que tienen no está fusionado correctamente para formar el paladar o el labio.

En Estados Unidos, anualmente uno de cada 700 menores nace con esta anomalía congénita, lo que la convierte en la cuarta malformación mas común entre los recién nacidos.

“Este grupo fue desarrollado porque en esta parte del condado el servicio para estas familias es muy limitado. Nuestro programa recibe anualmente y desde hace 17 años a 400 familias con estos problemas. Aquí les damos tratamientos físicos a los menores desde el nacimiento, pero las clases las empezamos apenas para servir ese aspecto emocional que necesitaban”, dice Luis Arabit, coordinador de los servicios de la rehabilitación pediatra del centro médico.

serivera@hoyllc.com

EL DATO

Para más información sobre el programa, llame al (323) 268-5000 o acuda al hospital al 1720 César E. Chávez Ave., en Los Ángeles.