Quantcast
Hoy Los Angeles}
3:02 p.m., 9/20/2014 | 73°

Mitzy tiene ahora como meta conquistar a Hollywood


Andrea Carrion | 1/31/2013, 6 a.m.
Mitzy tiene ahora como meta conquistar a Hollywood
El diseñador, uno de los más populares de México, finalmente ha llegado a Beverly Hills. | Andrea Carrion

Sosteniendo el velo del vestido de novia que ha puesto en la vitrina principal de su nueva boutique, posa para la foto y dice: “Asegúrate de que las letras de Mitzy se noten bien”. El diseñador, uno de los más populares de México, finalmente ha llegado a Beverly Hills, y quiere que cada detalle esté bien alineado.

La tienda, ubicada sobre el bulevar S. Santa Mónica, entre Beverly y Canon Drive, tiene dos pisos, el segundo reservado para aquellos artistas que demandan mayor privacidad. Mitzy ha cerrado todas las boutiques que solía tener en distintas ciudades de Estados Unidos, incluida la de Huntington Park. Se encuentra listo para recibir a la clientela más sofisticada de esta parte del continente.

“Ahora Beverly Hills será la imagen de Mitzy”, explica Mitzy durante una reciente entrevista con HOY. “No es lo mismo que digan Mitzy Huntington Park que Mitzy Beverly Hills, ¿entiendes?”.

Esta semana, el diseñador y modisto de 57 años de edad inauguró esta nueva tienda junto a una recién estrenada colección de vestidos de novia, de quinceañeras y de fiesta. Emocionado por el largo y empedrado camino que ha debido recorrer para llegar a uno de los vecindarios más exclusivos del mundo, Mitzy hace una pausa y comenta que instalarse ahí fue una visión que tuvo desde adolescente, en momentos en los que aún no sabía distinguir entre visiones y alucinaciones.

Los años duros

Mitzy comienza a narrar de dónde viene con la siguiente frase: “La fama no es exclusiva de nadie, sino de todo aquel que se esfuerza y lucha”.

photo

Cortesía

Mitzy junto a la actriz Lorena Herrera.

Nació bajo el nombre de Jorge García Cárdenas en Michoacán, México, en una familia de campesinos de bajísimos recursos económicos. Su padre falleció cuando él era muy pequeño, y creció junto a cuatro hermanos y una madre que luchó durísimo por darles de comer.

Entonces, con la idea de ayudarla económicamente, a los 14 años de edad Jorge se fue a la Ciudad de México con unas amistades que no tardaron en hacerle sentir, como él mismo dice, que “el arrimado a los tres días apesta”. Y fue así que terminó viviendo en la calle.

“Ahí viví abuso sexual muy fuerte; eso me llevó a caer en el alcoholismo, luego las drogas, y tuve que pasar por ese proceso, el caer bajo, bajo y más bajo. Abusé muchísimo de las drogas, de todo tipo, desde cocaína hasta crack... Eso me hizo sentir que me estaba volviendo loco, porque una voz me decía ‘mata’ y se refería a mi amigo, que quiero como hermano. Cuando escuchaba esas voces, sentía que los ojos se me salían. Estuve a punto de quedarme turulato [loco]. Y para calmarme me metía más droga. Era horrible querer y no poder”, recuerda.

Fue por esa época en que Mitzy, en medio de su adicción, encontró una razón para vivir.

Un día iba caminando por las calles del Distrito Federal y le llamó la atención un muchacho que estaba tirado en una acera.

“Me dijo que no tenía dónde dormir, así que lo llevé a dormir a casa esa noche. Nos hicimos muy buenos amigos, pero nunca hubo una relación amororsa ni nada de eso. Resulta que él era diseñador y fue quien me enseñó a diseñar. Apenas tendríamos unos 17 años y él me decía: ‘Vamos a ser ricos y famosos’, y yo lo quería agarrar a cachetadas porque no teníamos ni para comer”, recuerda entre risas. “Este hombre se llamaba Francis, y llegó a ser uno de los travestis más famosos de México. Él murió hace tres años. Fue mi maestro, mi primer vestido se lo hice a él. Dios me lo mandó”, agrega muy emocionado.