Quantcast
Hoy Los Angeles}
5:39 a.m., 8/20/2014 | 69°

A los Harbaugh no les tiembla la mano


Agencia Reforma | 1/31/2013, 4:02 p.m.
A los Harbaugh no les tiembla la mano

A los hermanos Harbaugh no les tiembla la mano a la hora de tomar decisiones difíciles.

Tras la derrota en tiempo extra de los Cuervos ante Washington el pasado 9 de diciembre, primera vez que Baltimore perdía dos partidos en forma consecutiva desde 2009, el entrenador en jefe John Harbaugh respondió a las preguntas de la prensa con fluidez y serenidad.

Uno de los participantes le pidió que evaluara el desempeño del pasador Joe Flacco en el partido. Harbaugh miró a su interlocutor a los ojos y le contestó: “En este momento no hay una calificación que dar”.

Sus palabras y comportamiento no dieron una sola pista de lo que venía. Horas después, Harbaugh le dijo al gerente general Ozzie Newsome que quería prescindir de los servicios del coordinador ofensivo Cam Cameron, su amigo personal y responsable del cargo desde 2008.

“Me dijo que tenía que tomar una decisión”, recordó Newsome, desmintiendo la versión de que fueron él o el dueño Steve Bisciotti quienes pidieron a Harbaugh que se deshiciera de Cameron. “Lucía tranquilo cuando entró a mi oficina y me dijo que estaba seguro de la determinación”.

Harbaugh cesó a Cameron y promovió a Jim Caldwell, coach de pasadores y ex entrenador en jefe de los Potros, pero nunca antes coordinador ofensivo en la NFL.

Esta no es precisamente la manera tradicional en que un coach que aspira a los Playoffs inicia la Semana 15 de la temporada regular.

La decisión tampoco se compara con la que tomó su hermano Jim, entrenador de los 49’s de San Francisco, para la segunda mitad de la temporada.

Hizo un cambio en la posición más importante del futbol americano: dejó en la banca al pasador titular Alex Smith y mandó al campo al suplente de segundo año, aún sin probar, Colin Kaepernick.

Sí, estos hermanos Harbaugh sin duda saben tomar la medida correcta en el momento adecuado, independientemente de lo arriesgada o poco convencional que parezca.

Ese par de decisiones pudieron haber marcado la diferencia para que los Cuervos y los 49’s, que un año antes se quedaron a las puertas del Súper Tazón al perder los Juegos de Campeonato de Conferencia, esta vez sí hayan llegado al juego por el título de la NFL.