Quantcast
Hoy Los Angeles}
5:51 p.m., 9/15/2014 | 84°

Carlos Álvarez, de Chivas USA, vuelve a casa a vivir su sueño


El mediocampista de Connecticut, elegido en el SuperDraft de la MLS por Chivas USA, creció en el Este de Los Ángeles

Kevin Baxter/Los Angeles Times | 1/31/2013, 4:25 p.m.
Carlos Álvarez, de Chivas USA, vuelve a casa a vivir su sueño

El futbol tal vez no le haya salvado la vida a Carlos Álvarez. Pero puede haber ayudado a salvar la vida de uno de sus entrenadores.

Kevin Bacher nunca había estado en el Este de Los Ángeles cuando llegó a reclutar a Álvarez para que fuera a jugar con la Universidad de Connecticut hace cinco años. Bacher no sabía qué hacer la noche en que miembros de las pandillas le cerraron el paso mientras buscaba la casa de Álvarez al final de un callejón oscuro.

“Había gente en la esquina y rodearon su automóvil”, recuerda Álvarez, cuyo talento en el futbol era muy respetado, incluso entre los pandilleros. “Salí, eran mis amigos y nomás se fueron”.

“Pero él estaba asustado”.

Al final valió la pena el riesgo que corrió tras la firma de Álvarez, ya que fue nombrado el mejor mediocampista de Big East durante sus cuatro años en Connecticut. Álvarez coronó todo ese esfuerzo hace 10 días cuando fue elegido en el SuperDraft por Chivas USA.

Álvarez no sólo va a regresar a ocupar el dormitorio en el sótano que comparte con sus tres hermanos menores, sino que también estará usando la misma camiseta rojiblanca de Chivas que su padre Crecencio usó como juvenil en Guadalajara hace más de tres décadas.

“Es un sueño hecho realidad”, dice Álvarez. “Vivir aquí en casa, estar al lado de mi familia, con la camiseta que mi papá ama”.

La prueba de la sinceridad de Álvarez es abundante en la pequeña casa de la familia en una colina en City Terrace. Colgadas en la pared hay fotos de un joven Crecencio, un Carlos más joven y una sobrina aún más joven posando con la camiseta rojiblanca de Chivas de Guadalajara, el equipo hermano de Chivas USA.

Junto a dos grandes trofeos de Big East encima de la televisión hay dos globos con mensajes de felicitaciones de una tía después del draft de la MLS.

Pero si bien los trofeos o globos le dejaron a Álvarez una sensación especial, eso se desvaneció al día siguiente, cuando se encontró esperando en la fila para usar el baño -algo común en una casa con siete personas y un perro-, pero que no evita que sea sólo un baño.

“Al final del día todavía tengo que ayudar a mis padres. Quiero devolverle algo a la comunidad y ser alguien al que los niños puedan admirar”, dice.

Eso también es sincero. Porque así como es buen futbolista, Álvarez es, según sus entrenadores, todavía una mejor persona.

“Probablemente una de las mejores personas que he conocido”, dice Bacher, ahora entrenador juvenil en Connecticut.

“Una de las mejores personas que he tenido”, coincide el entrenador Ray Reid. “Un chico fantástico. El sueño de un entrenador”.

Incluso el nuevo entrenador de Chivas, José Luis Solá, quien conoció a Álvarez hace apenas dos semanas, agregó: “Yo sólo lo conozco un poco, pero si no me equivoco, es mejor como persona que como jugador de futbol”.

“Su familia lucha y se esfuerza muchísimo”, dijo Bacher. “Y es por eso que él tendrá éxito en la MLS. Sus padres son grandes personas”.