Quantcast
Hoy Los Angeles}
2:25 a.m., 7/31/2014 | 68°

Para medir lo que come


Los Angeles Times | 1/23/2013, 6:27 p.m.
Para medir lo que come
Aquí se muestre el aparato que pretende ayudar a comer las porciones correctas para no subir de peso. | Los Angeles Times

Siendo que dos tercios de los adultos en Estados Unidos tienen sobrepeso, no se necesita ser un astronauta para concluir que no tenemos idea de cuánto debemos comer.

Pero ahora existe un aparato muy simple que se asemeja a un juego de cocina infantil cuyo propósito es ayudar con el control de las porciones.

Se llama Lifesize y fue creado por Myles Berkowits, quien se había cansado de tener sobrepeso, y el entrenador Stephen Kates, quien dice, “Tienes que comer menos comida; ese es todo el secreto”.

“No cambies lo que comes; cambia cuánto comes”, es la base detrás de Lifesize, un conjunto de medidores plásticos con indicadores para carnes, lácteos, productos horneados y carbohidratos, y varias otras categorías de alimentos. Se permiten seis porciones al día, igual para hombres y mujeres, así como una botana. Las frutas y vegetales no tienen límite.

Lifesize hizo su debut el año pasado y está disponible por 79.99 dólares en el sitio web www.lifesizeportions.com. Incluye los recipientes, una gráfica, videos y más información.

Berkowitz, un cineasta, se cansó de su sobrepeso y su mala salud y fue a ver a Kates, quien tiene un estudio de ejercicios en Santa Mónica. Kates le dijo que no tenía que limitar el consumo de su comida favorita, costillas, a dos veces por año. Podría comerlas cuando quisiera; sólo tenía que limitar cuánto consumía.

La teoría de Kates se basó en décadas de observar a personas que parecían comer lo que quisieran sin desarrollar problemas de sobrepeso.

Berkowitz dice que al principio no lo creía y pensaba que controlar las porciones sería muy complicado. Pero igualmente probó, confeccionando recipientes a base de arcilla para determinar las cantidades correctas de diferentes tipos de comida.

El sistema funcionó. Pudo comer bastante de los alimentos que quería y descubrió que se saciaba, mientras perdía 46 libras que no ha vuelto a subir en cinco años.