Quantcast
Hoy Los Angeles}
4:36 a.m., 9/2/2014 | 69°

Alivio para los indocumentados


Guatemalteca cumplirá sus sueños gracias a los cambios a la ‘Ley del Castigo’

Selene Rivera | 1/17/2013, 6 a.m.
Alivio para los indocumentados
Vilma y Fernando Orejel planean un viaje a Guatemala ahora que ella solicitará la residencia. | Selene Rivera

Cuando Vilma Orejel llegó a este país hace 10 años, su sueño era conseguir un empleo como enfermera para ancianos y volver a ver a sus padres e hijas que dejó en Guatemala.

Sin embargo, sus sueños se desvanecieron lentamente al morir sus padres y no conseguir el empleo que tanto anhelaba por ser indocumentada.

Hace cuatro años, Orejel contrajo matrimonio con un ciudadano estadounidense, y aunque pudo solicitar su residencia permanente por medio de él, ambos postergaron el proceso por temor a que ella tuviera que salir del país.

“Mis tres hijas menores de 15 años ya son unas jóvenes madres y ahora ni siquiera conozco a mis nietos”, dice la señora de 53 años de edad.

En cuanto a empleos, “he trabajado en una taquería, luego como costurera, fui sirvienta y también trabajé en una lavandería, pero no he logrado convertirme en enfermera por falta de documentos”, agrega.

Orejel ha seguido indocumentada, pidiéndole a Dios un cambio en las leyes, una reforma migratoria o una señal de alivio para que su situación cambie, asegura.

La respuesta a sus oraciones llegó este mes, cuando la Secretaria de Seguridad Nacional (DHS) Janet Napolitano anunció que este 4 de marzo entran en vigor los cambios a la ‘Ley del Castigo’.

La medida permite a los cónyuges, hijos indocumentados menores de edad y solteros, así como padres de ciudadanos que solicitan la residencia, obtener un perdón o extensión provisional en Estados Unidos para que puedan permanecer dentro del país mientras esperan por su ajuste legal.

Con el nuevo procedimiento, las personas que han entrado a los Estados Unidos de manera indocumentada podrán solicitar su perdón antes de salir para sus entrevistas de residencia con el consulado norteamericano en sus países, lo que reduciría el tiempo de separación de sus familias a una semana, en vez de meses o hasta años.

Bajo las leyes actuales, miles de personas que califican para la residencia por medio de sus familiares ciudadanos deben salir del país de tres a 10 años por haber permanecido indocumentados en EE.UU.

Muchas de estas personas son elegibles para un perdón de reunificación familiar, pero el proceso para ello puedo tomar varios años, por lo que muchos deciden no continuar con esos trámites.

En el año fiscal 2011, se recibieron 23,000 solicitudes para dichos perdones, pero solamente cerca de 17,000 fueron aprobados.

Orejel y su esposo Fernando están felices por el cambio, ya que ella solicitará la residencia para volver a ver a sus hijas y obtener el trabajo que siempre deseó.

“Mi caso es el caso de miles de esposos, madres y padres de familia e hijos que tenían miedo de la separación y que no pueden ir a sus países porque aquí trabajan en lo que sea para enviarle dinero a sus familiares”, dice Orejel. “Ahora podré conocer a mis nietos y hasta asistir a la escuela para convertirme en enferma. Además, voy a manejar sin miedo”.

“La preocupación de dejarla sola en la calle con el temor de que la policía o inmigración la detengan va a ser cosa del pasado, gracias a Dios”, dice Fernando.