Quantcast
Hoy Los Angeles}
6:59 a.m., 9/2/2014 | 70°

Remodelación de Dodger Stadium sin compromiso


Los dueños de los Dodgers han invertido $100 millones en renovaciones, pero eso no significa que se quedarán en el estadio a largo plazo

Bill Shaikin/Los Angeles Times | 1/14/2013, 9:46 a.m.
Remodelación de Dodger Stadium sin compromiso

Las pizarras nuevas se ven bien y el sistema de sonido nuevo también. Los jugadores caros que fueron contratados también se ven bien.

Pero a pesar de todas las mejoras al estadio de los Dodgers y al equipo, hay cuatro palabras que los nuevos dueños se niegan a decir: “Nos vamos a quedar”.

Pueden decir lo que quieran de Frank McCourt pero el hombre se comprometió públicamente a quedarse en el estadio por otros 50 años. Luego se le acabó el dinero y Bud Selig lo sacó del béisbol, pero por lo menos tenía la idea correcta.

Los nuevos dueños de los Dodgers tienen el dinero, tanto que hasta pueden arrojar $100 millones para las renovaciones de Dodgers Stadium sin comprometerse a largo plazo.

“Ahora estamos aquí”, dijo el presidente de los Dodgers, Stan Kasten. “No sé si eso vaya a suceder en 10, 50 ó 100 años.

Kasten habló en una conferencia de prensa en la que los Dodgers revelaron los cambios al estadio. Hay pizarras nuevas, un sistema de sonido mucho mejor y vestidores nuevos. También ya hay mejor servicio de internet y recepción de celulares, además de baños más grandes y modernos (¡no más problemas de plomería!). También hay áreas familiares en el que figuran ‘bobbleheads’ del tamaño de humanos y réplicas de los anillos de campeonato de las Series Mundiales de los Dodgers.

Los Dodgers también expandirán las terrazas al quitar entre dos y cuatro filas de asientos en ese mismo nivel. Bajo el permiso de la ciudad, los Dodgers están limitados a 56,000 asientos, aunque la capacidad fue extendida cuando McCourt instaló los asientos encajonados cerca de las bases.

Las renovaciones están limitadas pero no porque los dueños no pueda pagar sino que hay cosas que los equipos de construcción no pueden hacer en un invierno.

“También tuvimos que dejar a un lado otras 100 cosas”, dijo Kasten.

Lo que se dejó será tarea de Janet Marie Smith, la arquitecta más reconocida de estadios de béisbol y la contratación de Kasten más destacada en la administración en esta temporada.

La imaginación de Smith, comprobada en Camden Yards de Baltimore, ha logrado que estadios de usos múltiples alreadedor de Estados Unidos sean reemplazados en parques de béisbol de la última moda. Cuando los Medias Rojas de Boston fueron vendidos en 2002, los nuevos dueños contrataron a Smith para que preservara y mejorara Fenway Park.

Aquella fue noticia por sí misma. Smith tenía la tarea de mejorar un parque ya viejo, localizado en medio de una cuadra. Si ustedes se acuerdan, McCourt era dueño de algunos estacionamientos en Boston y en ellos en visionó el nuevo estadio de Boston.

Fenway quizás no hubiera existido en este nuevo siglo si los nuevos dueños de Boston -John Henry, Tom Werner y Larry Lucchino- no hubieran contratado a Smith para determinar si la estructura podría sobrevivir a largo plazo. Una vez que Smith lo aprobó, los nuevos dueños invirtieron en Fenway con renovaciones calculadas en $300 millones en los próximos 10 años.