Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:44 p.m., 4/23/2014 | 62°

PLASCHKE: ¿Quién debe de tener el poder en Lakers? ¿Jimmy o Jeanie?

Bill Plaschke/Los Angeles Times | 2/27/2013, 5:54 p.m.
PLASCHKE: ¿Quién debe de tener el poder en Lakers? ¿Jimmy o Jeanie?

Por un momento este hombre se lamentaba por la muerte de Jerry Buss, como alguien que había perdido un amigo y un jefe de más de tres décadas.

Pero en un momento el gerente general de Lakers, Mitch Kupchak, parecía que era el vocero de toda la afición angelina.

“El solamente saber que Jerry estaba con nosotros era algo bueno para mí”, dijo Kupchak. “Y ahora ya se ha ido”.

El saber que Buss estaba a cargo hacía sentir bien a todos. Ahora el saber que no estará, hace que todos tengamos miedo en la era moderna de los Lakers.

Buss era la voz de los Lakers. ¿Quién se convertirá en esa voz ahora? Buss era la conciencia de los Lakers. ¿Quién cargará ahora con ese peso?

Durante la conferencia de prensa un reportero le preguntó a Kupchack, ¿quién es tu jefe ahora?

“Yo me reporto con Jimmy Buss”, dijo el gerente general.

Un reportero que estaba hasta atrás en la conferencia de prensa preguntó.

“¿Dijiste Jimmy o Jeanie?”, preguntó el periodista.

“Jimmy”, Kupchak repitió.

Que se vayan acostumbrando todos a esta confusión. Ahora comienza una era de los Lakers de Jeanie y también de los Lakers de Jimmy, lo que significa que son los Lakers de nadie.

“Habrá un periodo de ajuste”, dijo Kupchak. “Cuando pierdes a un padre o un líder como Dr. Buss seguro que habrán cambios, pero será un periodo de ajuste”.

Claro que no habrá problema si Jerry Buss dejó un plan en el que las líneas del poder están bien definidas.

Jerry fue un jefe tan brillante que probablemente ya había pensado en eso y ese plan a lo mejor se hará público en el futuro. Pero también hay algo que parece que no funcionará.

Jeanie Buss, la hija mayor de Jerry, controla el equipo en juntas de la liga y es la que toma las decisiones, además de ser la encargada de los negocios de los Lakers.

Jimmy Buss, el segundo hijo mayor de Jerry, controla las operaciones deportivas.

Son dos hijos con estilos, filosofías, temperamentos e ideas muy diferentes. Casi siempre están de acuerdo pero cuando no, siempre hay potencial para un choque nada agradable.

En meses recientes, los dos hijos han tenido discusiones sobre el trato que se le ha dado a Phil Jackson -el prometido de Jeanie- y la contratación de Mike D’Antoni.

Kupchak reconoció que ha visto a Jimmy dejar juntas para mandar un texto o llamar a su hermana. El directivo ha dicho que los ha visto discutir sobre algunas decisiones pero no al grado que mucha gente cree.

“No estoy diciendo que todo es perfecto, pero los he visto tomar decisiones, compartir información y han podido comunicarse y trabajar juntos”, dijo Kupchak.

Pero luego dijo algo muy obvio. “Siempre hemos tenido una voz”, dijo Kupchak.

Esa voz claramente debe de pertenecer ahora a Jeanie Buss. Hay otro trabajo para Jimmy, quien ha sido criticado por sus gorras de béisbol, así como sus tres elecciones equivocadas de entrenador. Jimmy tiene las creencias y el espíritu fuerte de su papá, atributos que necesita desesperadamente la organización en estos tiempos de cambio. Pero Jimmy ha estado en el equipo por algunos años nada más y su experiencia hay veces que supera su necedad, la cual lo ha llevado a tomar muchas decisiones malas.

Jeanie ha ayudado a convertir a los Lakers en una entidad valorada en varios miles de millones de dólares. También ha estado mucho tiempo de su vida siguiendo a su padre en muchos viajes de negocios.

Más importante de todo, sabe que no sabe todo. Sabe que no es una persona de baloncesto. Para eso tiene a Kupchak. Le daría a uno de los mejores mánagers generales la libertad para trabajar y ese sería un buen inicio.