Quantcast
Hoy Los Angeles
8:39 a.m., 4/18/2014 | 63°

Sorpresa y expectativa ante renuncia de Benedicto XVI

Selección de nuevo Papa no afectaría la Cuaresma

Agustín Durán | 2/23/2013, 6 a.m.
Sorpresa y expectativa ante renuncia de Benedicto XVI
Fotografía de archivo tomada el 9 de febrero de 2013 que muestra al papa Benedicto XVI bendiciendo a los miembros de la Orden de Malta durante una misa en la Basílica de San Pedro del Vaticano. | EFE/ARCHIVO

Los católicos de Los Ángeles recibieron la noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI con una mezcla de sorpresa y expectativa por quién ocupara próximamente el cargo máximo en el Vaticano.

“Ojalá y fuera un latinoamericano”, dijo Raquel Tostado cuando salía de la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, donde el arzobispo José Gómez calificó la decisión del Pontífice como un acto de “humildad y amor por la iglesia”.

El Papa, de 85 años, anunció que se retirará el 28 febrero debido a que ya no tiene las fuerzas para desempeñar el cargo.

“Yo creo que él se retira para que alguien más joven pueda seguir propagando la fe”, indicó Dee Morales, quien ve bien el cambio de jerarca eclesiástico.

Y cambio es lo que quisiera ver Rafael Victorín, quien aboga porque el próximo Papa termine con el celibato de los curas y permita que las monjas oficien ceremonias religiosas.

“Que no sea muy modesto ni anticuado; tiene que abrir las puertas de la iglesia”, expresó.

Algo que sorprendió a muchos es que el cardenal retirado Roger Mahony, quién ha estado en el ojo del huracán recientemente ante la publicación de archivos de la arquidiócesis de Los Ángeles que muestran que protegió a sacerdotes acusados de abuso de menores, sea uno de los 117 cardenales que elijirán al nuevo pontífice.

Aunque Tostado dijo que Mahony obró mal, consideró que “él sabe mucho y, por ser cardenal, tiene el derecho.”

photo

EFE/ARCHIVO

Fotografía de archivo tomada en León (México) del papa Benedicto XVI, con un sombrero típico mexicano.

El grupo Católicos Unidos de Los Ángeles pidió a Mahony no participar en la elección del próximo Papa.

“En el interés de los niños que fueron violados en su diócesis, él necesita mantenerse fuera del ojo público. Ya le quitaron su ministerio. Si realmente lamenta lo que pasó, debería mostrar humildad y optar por quedarse en casa”, dijo Andrea León-Grossman, miembro del grupo, en un comunicado.

Carolina Guevara, vocera de la arquidiócesis, dijo que el proceso de elección del nuevo Papa no afectaría a la Cuaresma, que termina a finales de marzo con la Semana Santa, tiempo durante el cual podría anunciarse al próximo Santo Padre.

“Como católicos, esta es una etapa de reflexión, de penitencia y de ofrecer nuestras oraciones por el Papa, los cardenales y la iglesia entera en este momento histórico”, expresó.

Cecilia González-Andrieu, teóloga de la Universidad Loyola Marymount, dijo que existe la posibilidad de que el nuevo pontífice sea latinoamericano.

“La mayoría de la iglesia católica no está en Europa, sino en el mundo en desarrollo, Latinoamérica, África y hasta Asia, así que tiene sentido que el próximo líder de nuestra comunidad venga de esas partes del mundo donde la iglesia católica continúa creciendo y prosperando”, dijo.

Y aunque dijo que es prematuro hablar del legado de Benedicto XVI, señaló que indudablememente estará opacado por el escándalo de abuso sexual por parte de sacerdotes.

“Cualquiera que haya estado en una posición de autoridad en la iglesia católica en el siglo 20 y no haya hecho nada sobre el horror de los sacerdotes pederastas tendrá eso en su conciencia no sólo ahora, sino por toda la eternidad”, manifestó.

fcastro@hoyllc.com