Quantcast
Hoy Los Angeles}
7:11 a.m., 8/30/2014 | 69°

Riverside no entregará a migración indocumentados con delitos leves


Nueva normativa migratoria de la policía entró en vigor en julio, pero muchos residentes de la comunidad la desconocían

Denise Florez | 2/23/2013, 6 a.m.
Riverside no entregará a migración indocumentados con delitos leves
Sergio Díaz, jefe del Departamento de Policía de Riverside, se dirige a la comunidad durante el concurrido foro de inmigración llevado a cabo recientemente en esa ciudad, donde explicó su postura migratoria. | DENISE FLOREZ

“Cuando hay desconfianza entre la comunidad y la policía, se aprovechan los delincuentes. Necesitamos que ustedes confíen en nosotros y que nosotros confiemos en ustedes.”

Así se expresó el Jefe del Departamento de Policía de Riverside (RPD), Sergio Díaz, durante un foro sobre inmigración y prácticas policiacas realizado recientemente en esa ciudad, donde afirmó que su agencia no entregará a autoridades migratorias a indocumentados con delitos menores.

Durante su presentación, Díaz indicó que “los asuntos migratorios son responsabilidad federal y no le corresponden a la policía. Si la policía detiene a alguien indocumentado y se trata de un delito menor, se le dará una multa de acuerdo a la infracción. Sin embargo, si se trata de un crimen mayor, es decir una felonía, se le llevará a la cárcel del Condado y el Alguacil sí tiene la regla de notificar a las autoridades migratorias”.

Agregó que “la cooperación que existe actualmente [con Inmigración] es en los casos de crímenes mayores. Hay gente peligrosa que no queremos que salga suelta, y si esas personas tienen un problema migratorio, con mucho gusto nos aprovechamos de las autoridad federales para que no salgan de la cárcel”.

Díaz explicó que su meta no es deportar a nadie, sino que queden en el sistema. “A mí no me interesan las deportaciones, me interesa el crimen. Pero no notificamos a las autoridades migratorias para que deporten a nadie; al contrario, queremos que lo retengan”.

Fernando Romero, de la Coalición de Justicia de los Inmigrantes del Interior del Sur de California , que organizó el foro, dijo que la normativa policial “es una política realmente progresista”.

A pesar de que la nueva regla se creó en julio del año pasado, “gran parte de la comunidad no la conoce y esperamos que este foro ayude a que se difunda la información y que la comunidad sepa que lo que ocurría en el pasado no va a volver a pasar, que ni la patrulla fronteriza ni ICE (Oficina de Inmigración y Control de Aduanas) van a estar en el áreala vez dejarles saber que el departamento está dispuesto a dialogar con la comunidad sobre lo que esta bien y no esta bien de colaborar con los agentes de inmigración”, dijo Romero.

Una de las preguntas que el público hizo a Díaz fue si se deportaría a una persona detenida por manejar ebria, a lo que él respondió que depende del caso.

“Aproximadamente al 55% de los casos se les da una multa para que después vayan a corte y el 45% de los casos van a la cárcel del Condado. Ya en manos del Condado, el Alguacil sí notificará a [las autoridades migratorias]. Se le llevará a la cárcel si causa lesiones, [si es agresivo], si no tiene ningún tipo de identificación o si no hay nadie que se pueda hacer cargo de la persona embriagada”, respondió Díaz.

Explicó que el DPR adoptó la nueva política del Departamento de Policía de Riverside se llevó a cabo porque a principios del 2012 se enteró de una notificación a las autoridades migratorias por una simple infracción de tráfico donde la persona iba en sentido contrario en una calle de un solo sentidoy él mismo se enteró por un informe de supervisores. Al darse cuenta de que no había una regla específica dentro del manual policial al respecto, Díaz decidió indicarla por escritode que sólo en casos de crímenes serios se le notificará a las autoridades migratorias con el propósito de combatir el crimen. Agregó que está se encuentra en el proceso de revisando el manual de procedimiento policial de la ciudad por completo, pero pensó que era importante hacer este primer cambio para aumentar la confianza entre los migrantes y la policía.