Quantcast
Hoy Los Angeles}
12:06 a.m., 9/3/2014 | 68°

'Infancia Clandestina'


En esta película, Benjamín Ávila recrea lo que le pasó como hijo de rebeldes montoneros

SERGIO BURSTEIN | 2/8/2013, 7:11 p.m.
'Infancia Clandestina'
Benjamín Ávila. En su primer largo, este cineasta retoma experiencias de niñez. | Cortesía

Esta es una película argentina que tiene mucho que ver con esa temática que parece tan marcada en el cine de su país de la misma década, es decir, la de las consecuencias de la dictadura militar. Pero hay un detalle especialmente interesante: lo que se muestra se encuentra íntimamente ligado a las experiencias reales de su director y co-guionista Benjamín Ávila.

En entrevista con ¡BRAVO!, el cineasta admite que esto no es un reflejo fiel de lo que le pasó, puesto que el niño de la película tiene 12, en lugar de los 8 suyos en el momento de los hechos; pero, al igual que el Juan de la cinta, él era un menor que regresó de manera secreta a Buenos Aires, tras pasar varios años en Cuba junto a su familia, encabezada por dos militantes montoneros que participaban activamente en acciones de guerrilla urbana contra la junta en el poder.

“Yo creo que lo más importante es que muestra un lado humano del asunto que no se había mostrado antes, haciéndolo desde adentro y otorgándole por ello otra perspectiva”, comenta el realizador. “Además, a pesar de lo difícil del tema, no pretende condenar ni ser condescendiente con los sucesos de la época; abre preguntas que cada espectador debe resolver a su manera”.

Vídeo

Trailer de 'Infancia Clandestina'

Ávila asegura que varios hijos de desaparecidos (no sabe qué pasó con su madre, mientras que su padrastro fue asesinado) se le han acercado para agradecerle por haber hecho esto y haberles dado la oportunidad de sentir finalmente que tienen una película que toma su visión. “Me parece bueno que se haya podido revisitar la historia desde este lugar, del mismo modo en que lo ha venido haciendo el cine estadounidense con lo de Vietnam”, compara.

photo

Cortesía

Madre e hijo en una escena de la cinta.

Para él, “Infancia Clandestina” escapa del “blanco y negro histórico”, porque la realidad fue mucho más compleja de lo que se pretende a veces, por lo que, a pesar de que el filme puede despertar todo tipo de reacciones (habrá quizás quienes consideren a estos padres como sujetos irresponsables que arriesgaron a sus hijos y quienes los vean más bien como héroes), no posee una postura política definida.

“Retoma una época en la que la fe en la posibilidad del cambio social era cotidiana y real, a diferencia de lo que le pasó a mi generación, que estuvo sumida en la indiferencia total”, prosigue. “Ahora estamos viendo una especie de resurgimiento de esta conciencia en los jóvenes, ya que hay mucha más participación por parte de ellos, sea cual sea la postura ideológica que tengan”.

Fuera del niño mismo, que es el protagonista, uno de los personajes más importantes de la cinta es el de la madre, cuyo recuerdo se encuentra sin duda muy presente hasta el día de hoy en la mente de Ávila. “Pero no podría decir que la película le rinde un homenaje, porque eso suena a que la coloqué en un pedestal, cuando mi intención era humanizarla, no idealizarla”, asevera el director.

“Por supuesto, el niño del relato sí la ve con otros ojos, porque eso es lo que pasa con todos los hijos de alguien, así sus padres no hayan hecho nada demasiado trascendente”, comenta.