Quantcast
Hoy Los Angeles}
6:17 p.m., 7/30/2014 | 72°

Con ‘No’, Gael García Bernal y Pablo Larraín celebran la caída de Pinochet


En la cinta, el intérprete mexicano encarna a un exiliado chileno

SERGIO BURSTEIN | 2/7/2013, 6 a.m.
Con ‘No’, Gael García Bernal y Pablo Larraín celebran la caída de Pinochet
Durante la entrevista ofrecida en un hotel de Los Ángeles, Gael García Bernal (izq.) y Pablo Larraín mostraron el entusiasmo que les brinda la película que han hecho como actor y director. | SERGIO BURSTEIN

La batalla va a ser dura. Este 24 de febrero, Latinoamérica entera tendrá la vista puesta en una ceremonia de los Oscar que tiene entre sus nominadas como Mejor Película Extranjera a “No”, de Chile; pero es bien sabido que la gran favorita de los críticos y de las audiencias especializadas posee otro nombre (“Amour”) y otros países de origen (se trata de una coproducción entre Austria y Alemania).

Sin embargo, sentados al lado del reportero de HOY en un hotel de Beverly Hills, Gael García Bernal (protagonista de “No”) y Pablo Larraín (director de la misma) manifiestan su esperanza por el filme que se estrena en salas estadounidenses el 15 de febrero.

Vídeo

No, la película

Cinta nominada al Oscar como Mejor Película de habla no inglesa.

“Hay una de cinco posibilidades, o sea que posibilidades hay”, dice el primero. “Obviamente hay una favorita y tiene sentido, porque es una película maravillosa, hecha por un cineasta [Michael Haneke] que se encuentra en un nivel elevadísimo; pero esta ha sido siempre una categoría muy impredecible”, dice el segundo.

Según algunos informes, “No” es la parte final de una trilogía sobre la dictadura militar en Chile que ha sido dirigida por el mismo Larraín, nacido en Santiago [ver el recuadro]. Pero este asegura que el aspecto de serie no fue decisión suya, sino de la prensa.

“Fue mucho más espontáneo; las películas se fueron dando una después de la otra por diferentes razones”, explica. “Hacer esta me produjo inicialmente un poco de miedo, porque refleja un momento muy importante para nosotros, lo que hacía que resultara muy difícil abordarla y enfrentarla”.

'Todo puede suceder': Gael García

Latinos ante el Oscar

Gael se manifiesta en Cuba

Lo que sí parece intencional es el hecho de que tiene un tono dramático muy distinto a sus antecesoras, ya que, al tratar sobre la campaña publicitaria que acabó por sacar a Pinochet del poder, posee un aspecto celebratorio completamente opuesto a la desesperación previa.

photo

Cortesía

En la cinta, el intérprete mexicano encarna a un exiliado chileno que debe regresar a su tierra para liderar una campaña.

“Por supuesto, porque es la historia de un triunfo, y hubiese sido muy poco justo con la naturaleza del relato haberle dado una perspectiva más oscura”, enfatiza Larraín. “Es, además, una historia de cómo se derrotó a alguien a través de herramientas positivas, aunque sigue siendo una ficción”.

El artificio entra también a tallar desde el momento en que el protagonista René, interpretado por García Bernal, no es una copia exacta de un sujeto determinado.

“Claro, pero el que interpreto es el que menos amalgama de personajes tiene”, admite el actor; “hay otros que son un compendio de cinco o seis, y hubo que hacerlo así por razones dramáticas”.

En la cinta, René es un joven que ha pasado varios años en México, donde ha desarrollado una exitosa carrera como publicista que le permite ser invitado por los detractores de Pinochet para encargarse de una compleja estrategia mediática cuyo objetivo es ganar el plebiscito que ha sido insólitamente aprobado por la cúpula en el poder. Pero el personaje nunca se muestra como un activista abierto.

“Desde el comienzo, rechazamos mostrar la perspectiva de René; el personaje adquirió un carácter humano que lo hacía muy indefinible, muy poco articulado en torno a su postura sobre ciertas cosas, pese a que era en realidad víctima de uno de los dramas más graves de la dictadura, que fue el exilio”, comenta García Bernal.