Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:22 p.m., 7/23/2014 | 71°

Una comunidad necesitada y una fundación con mucho que dar


Voluntarios de Maywood viajan tres horas al norte de California para llevar un poco de ayuda a los trabajadores del campo de Santa María

Agustín Durán | 4/28/2013, 11:24 a.m.
 Una comunidad necesitada y una fundación con mucho que dar

Tiburcia Mata bailó, se río y ganó dos despensas para sus nietos. Iba contenta porque es su primera contribución a la familia desde que falleció su esposo en diciembre pasado.

Como se quedó sola en Oaxaca, sus dos hijos que trabajan en la pisca de la fresa en Santa Maria, a unas 160 millas al norte de Los Ángeles, se la trajeron y ahora cuida a sus seis nietos.

Generalmente el fin de semana se la pasa en su casa, pero había escuchado en la radio “La Buena” que la Fundación de Maywood Para Todos llegaría el sábado a regalar despensas, así que se apuró temprano en sus quehaceres para ir a ver que ganaba.

Luego de reír un rato con Juan Gabriel y Michael Jackson, Mata vio la oportunidad de ganarse una segunda bolsa bailando, y con todo y pena, se aventó a bailar. Al final, terminó con dos despensas, dos gorras, 2 cantinfloras y dos radios.

“Son para mis hijos y mis nietos. Yo no puedo trabajar, así que esta es mi contribución”, expresó la señora a quien se apenó porque dijo no acordarse cuántos años tiene. “Ando en los 60’s. No creo que haya llegado a los 70 todavía”, afirmó.

Así como Mata, cerca de 200 personas participaron en el evento realizado en un estacionamiento de un centro comercial, a una milla del ayuntamiento de Santa Maria, donde viven cerca de 100 mil personas, de los cuales 70 mil son latinos, y la gran mayoría vive de la agricultura.

Andrés Bautista, uno de los campesinos que llegó un poquito tarde al evento porque estaba trabajando, dijo que uno de los problemas es que la mayoría de los trabajadores del campo no tiene seguro médico, no les pagan tiempo extra y cuando no hay trabajo, simplemente no hay ingresos en el hogar.

“Aquí los trabajos son temporales y generalmente te pagan el mínimo”, expresó. “Es por eso que este tipo de ayuda es de gran apoyo para las familias, porque generalmente no te alcanza para otra cosa más que para comer y pagar renta”.

Fue por eso que Eric Díaz, director de la Fundación Maywood Para Todos no lo pensó dos veces cuando lo invitaron a participar en el evento, y junto con su fiel ejército de voluntarios, pusieron manos a la obra.

Hace dos semanas realizaron un evento para recaudar fondos, trabajaron dos días para comprar y preparar las despensas y el sábado pasado los voluntarios, incluyendo Michael Jackson y Gabriel Presenta, manejaron hasta Santa Maria en tres camionetas para dejar la comida.

“Lo que traemos son unos 15 dólares de comida por bolsa, entre arroz, pan, frijol, papa y jitomate” expresó Díaz. “Pero además las gorras, cantinfloras, radios y algunas mochilas para los trabajadores del campo”

Siendo que la ciudad de Maywood es considerada una de las ciudades más pobres del país, donde más inmigrantes viven en proporción al tamaño de la ciudad, los voluntarios parecen no saberlo ni importarles ya que al final lo único que querían era ayudar.

Eran las 10 de la mañana cuando iniciaron su viaje, llegaron a Santa María a la 1 p.m., convivieron y entregaron las despensas; su regreso a Maywood fue cerca de las 9 p.m., pero lejos de manifestar cansancio, los voluntarios llegaron más contentos que cuando se fueron.

Juanita Hernández de 71 años fue una de las voluntarias junto con su hijo. Ella fue costurera y en un tiempo trabajó en el campo también.

“Desafortunadamente la gente que menos tiene, es la que se compadece más de los que tienen menos que ellos”, expresó la señora. “Nosotros no somos ricos, pero sabemos lo difícil que es salir adelante en el campo y es por eso que venimos porque nosotros ya lo hemos vivido”.

Ante la necesidad vista, los organizadores ya se comprometieron para regresar en unos meses, pero en esa ocasión viajarán a Lompoc, una ciudad cerca de Santa Maria donde según algunos residentes del área, la necesidad de los trabajadores del campo parece ser más profunda.