Quantcast
Hoy Los Angeles
9:56 a.m., 4/20/2014 | 63°

Maestros critican el programa de desayuno

Docentes del LAUSD dicen que alimentar a estudiantes en clase reduce el tiempo de instrucción

Los Angeles Times | 4/26/2013, 6 a.m.
Maestros critican el programa de desayuno

Maestros y administradores del Distrito Escolar Unificado de L.A. se expresaron con muy diferentes puntos de vista del programa de desayuno en el aula, destinado a garantizar que los estudiantes no comiencen el día con hambre.

El Sindicato de Maestros de Los Ángeles le dio al programa una “calificación reprobatoria” al dar a conocer los resultados de una encuesta en línea que dice que el esfuerzo ha aumentado las plagas, creó desorden y redujo el tiempo de instrucción.

Pero David Binkle, director de servicios de comidas del distrito, dijo que el programa -que sirve a 193,000 estudiantes en 280 planteles escolares- fue un “éxito rotundo”. Las escuelas participantes han reportado una mayor asistencia, menos llegadas tarde, estudiantes más tranquilos y enfocados, y menos visitas a la enfermería de la escuela, dijo Binkle.

El programa fue lanzado en 2011 por el Distrito Escolar de L.A., la fundación filantrópica Los Angeles Fund for Public Education y otros asociados. Iniciativas similares han sido introducidas en Chicago, San Diego, Compton y otras ciudades como medio para que los niños, especialmente los que viven en la pobreza, tengan la nutrición necesaria. Pero los maestros en la encuesta del sindicato, realizada el mes pasado, dieron al programa críticas mixtas. Más de la mitad de los 729 encuestados dijeron que habían visto un aumento de insectos y roedores en sus salones de clase, y que tomó más de 30 minutos para organizar el desayuno, alimentar a los estudiantes y limpiar.

En un video puesto en YouTube por el sindicato, Elena Kelly de la escuela primaria Fourth Street, dice haber perdido el tiempo que ella solía utilizar para planear las lecciones y preparar los materiales. También dijo que las aulas se habían vuelto más sucias porque los estudiantes derraman leche o jugo, pero que los recortes presupuestarios han reducido el servicio de conserjes.

Los profesores también expresaron su preocupación sobre los residuos de los alimentos, el alto contenido de azúcar y grasa en algunos artículos, alimentos caducados y fruta podrida que dijeron haber recibido.