Quantcast
Hoy Los Angeles}
7:04 p.m., 9/2/2014 | 72°

Hoy es la gran noche de Carlos Vives en los premios Billboard de la Música Latina


El cantante colombiano renace con la primera de tres producciones discográficas

Andrea Carrion | 4/25/2013, 6:16 a.m.
 Hoy es la gran noche de Carlos Vives en los premios Billboard de la Música Latina
Carlos Vives es considerado como el colombiano que le abrió las puertas a sus compatriotas en el extranjero. | Cortesía

Muchos pensaron que había pasado a la tierra del olvido, pero no, Carlos Vives ha regresado, y lo ha hecho para quedarse por un buen rato.

Este martes, el cantautor colombiano que se hizo mundialmente famoso por temas como “La gota fría”, “Carito”, “Déjame entrar”, “Pa’ Mayté” y “Fruta fresca”, lanzó al mercado su nueva producción “Corazón profundo” y dejó sentado que, pese a haber pasado ocho años sin sacar nuevo material, su música sigue vigente.

El cuatro veces ganador del Grammy Latino y de un Grammy conversó con HOY y señaló que haber metido la producción de discos a la congeladora no tuvo que ver, necesariamente, con él.

“No era la intención. No fue que me tomé años sabáticos, no. Lo último que se conoció de mí fue ‘El rock de mi pueblo’; fue el último disco que estuvo en promoción y fue en el 2004. Ese fue el último disco por contrato y, fundamentalmente, me quedé sin trabajo”, comentó Vives vía telefónica desde Miami.

El artista comenzó su carrera artística actuando en series y telenovelas como “Pequeños Gigantes” (1983), “Tuyo es mi Corazón” (1985) y “Gallito Ramírez”, en 1986. Ese mismo año lanzó su primera gran producción, un álbum de baladas llamado “Por fuera y por dentro”.

Sin embargo, el disco que lo lanzó a la fama mundial fue “La tierra del olvido”, en 1995, con el respaldo de Polygram. Dos años después salió con “Tengo fe”, esta vez junto a EMI Capitol, quien lo ampararía hasta “El rock de mi pueblo”, en el 2004.

“Esa disquera no estuvo en condiciones, o no quería que yo siguiera… así que me quedé sin sello disquero. Sinceramente, pensé que iba a ser más fácil, pero bueno, no fue así. Me quedé en Colombia y tuve la oportunidad de un volumen más para ‘Clásicos de la provincia’, grabaciones de las canciones de viejos compositores que estuvieron en mi primeros discos, como ‘La gota fría’ y todo eso. Pero ese disco sólo se conoció en Colombia”, señaló el artista.

Mientras intentaba reconectarse con la industria musical tocando puertas y haciendo conciertos en “lugares donde siempre ha habido cariño”, según sus palabras, Vives produjo canciones y discos para otros artistas. Otro proyecto que tuvo en manos fue reunir a músicos colombianos como Juanes, Fonseca, Aterciopelados y Verónica Orozco, entre otros, para musicalizar la obra de un poeta bogotano de 1830 llamado Rafael Pombo.

Durante varios años, Vives también se dedicó a la culinaria, pues tiene un restaurante con su hermano Guillo y su madre. Por otro lado, hace 4 años, la edad que tiene su hija Elena -la última de sus cuatro hijos-, produjo un álbum de música infantil y ganó un Grammy. Dijo que tiene una pequeña escuela en la que dictan talleres para incentivar la lectura entre los niños. Ayudar a las nuevas generaciones siempre lo ha colmado de gracia, comentó, aunque no podía olvidar la música que lo hizo brillar en la segunda mitad de los años ’90.

“Yo me quejaba mucho porque, no sé si es el ego de uno sentir que a lo mejor merecía que tuviese otra vez un contrato y que me pidieran discos todos los años. Al principio sí te digo que me preocupaba mucho, pero al final me curaba un poco diciéndome: ‘Bueno, aprovecha que tienes el tiempo y dáselo a tu familia y tus proyectos personales’, como lo fue mi pequeño teatro en Bogotá, donde trabajo con niños. Sí pensaba un poco en la internacionalización y eso, pero igual me levantaba a trabajar contento porque al final del día podía regresar esa misma tarde a mi casa y una cosa sopesaba a la otra”, dijo Vives, quien el año pasado fue juez en el programa concurso “La Voz Colombia”.