Quantcast
Hoy Los Angeles}
10:41 a.m., 8/22/2014 | 72°

Palenke Soultribe atraviesa fronteras


SERGIO BURSTEIN | 4/11/2013, 6 a.m.
Palenke Soultribe atraviesa fronteras
De izq. a der., Andrés ‘Popa’ Erazo (voz, sintes y gaita) y Juan Diego Borda (voz, secuenciador y bajo). | SERGIO BURSTEIN

Juan Diego Borda y Andrés “Popa” Erazo se conocieron en 1999 en su país de origen, Colombia, en la ciudad de Manizales, y fue ahí donde le dieron vida a Polaina Dinamita, su primer aventura conjunta.

“En esa época, éramos un proyecto mucho más de DJs”, comenta Borda durante una visita hecha con su compañero a la redacción de HOY. “Hicimos unos demos pero nos separamos, y nos reencontrarnos recién en el 2006, ya en Los Ángeles, a donde cada uno de nosotros había llegado por su cuenta”.

Fue realmente aquí donde, bajo el nuevo nombre de Palenke Soultribe, los sudamericanos empezaron una carrera de mayores ambiciones que los llevó ya a lanzar un álbum formal (“Oro”) en el 2009, como parte de una trilogía que se prolonga ahora con su segundo trabajo, “Mar”, editado por ellos mismos. La idea es representar los colores de la bandera colombiana a lo largo de tres trabajos.

“Estamos trabajando mucho más con un formato de canción que antes, y lo nuestro va por el lado de lo que llaman cumbia electrónica, electro-cumbia o electro-roots”, señala Erazo. “Para los que no conocen bien esto o incluso para los que lo conocen, es difícil diferenciar la cumbia de otra región, pero nosotros tratamos de emplear elementos de la caribeña”, dice Borda.

Lo que más les interesa, según ellos, es recuperar el aire de fiesta presente en ese ritmo popular, con estribillos que se repiten y una inmediata invitación al baile. “Nos encanta la escuela impuesta por [la compañía] Discos Fuentes de los ’70 y los ’80, y tuvimos el hecho de grabar en este disco un tema con la voz de ‘Macondo’, el legendario cantante de la Sonora Dinamita, que está viviendo ahora también en Los Ángeles”, agrega Erazo.

Por ese mismo lado, el álbum tiene además una llamativa intervención de Patrona Martínez, una veterana autora e intérprete afrocolombiana que le da melodía a “Las penas alegres”. Aunque ella no grabó directamente para este álbum, cedió los derechos de un registro que había hecho para el mismo, a pesar de la desconfianza inicial que le daba el proyecto.

“Fue un poquito un ‘shock’ para ella, porque tiene más de 70 años y ha practicado el mismo estilo toda la vida”, reconoce Erazo. “Pero ahora ya anda mucho más metida en esto; de hecho, se está haciendo un disco de ‘remixes’ de su obra que se llamará ‘Petrónika” y que tendrá colaboraciones de Aterciopelados, Sidestepper y artistas españoles”.

Y es que, por más ‘cumbiero’ que suene el asunto, todo se encuentra sometido a un fuerte tratamiento electrónico que tiene poco de tradicional, como lo demuestra el primer sencillo, “Move It”, que aparte de estar completamente cantado en inglés por una vocalista invitada que responde al nombre de Naada, no posee elementos folklóricos distinguibles.

“Es una rubia de Brooklyn”, precisa Borda. “Tiene mucha actitud, pero como no es ‘cumbiera’, no nos parecía que tuviera sentido meterle la música colombiana así porque sí; eso nos daba además la oportunidad de probar algo distinto, aunque el segundo sencillo, ‘La gozadera’, sí irá mucho más por el lado que se puede esperar”.