Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:14 p.m., 7/27/2014 | 69°

Hablan familiares de accidentados en Nevada


Familiares de víctimas del accidente relatan su tragedia

Soudi Jiménez | 4/4/2013, 4:33 p.m.
Hablan familiares de accidentados en Nevada
Elijio (segundo de la izquierda) perdió a tres de sus hermanos: Genaro, Raudel y Leonardo. | Cortesía

La risa inocente de Lupita y Alondra Fernández, de 7 y 5 años respectivamente, daba vida a la solitaria vivienda. En otra parte de la residencia, el viento movía los globos blancos, ubicados junto a veladoras, en señal del dolor por el que atraviesa la familia.

“De repente me cambió la vida; nunca pensamos que nos íbamos a separar de la noche a la mañana. La verdad no sé cómo le voy a hacer”, asegura Lourdes, de 28 años, madre también de Gerardo, de 9; todos quedan en el abandono ante la muerte de Genaro Fernández, el padre de los menores.

Genaro, así como sus hermanos Leonardo y Raudel, fallecieron en el accidente ocurrido cerca de Las Vegas, Nevada, la madrugada del sábado 30 de marzo. Allí mismo murió Belén Fernández, esposa de Raudel, y Ángela Sandoval, hijastra de Leonardo.

Sólo dos personas que viajaban en el auto sobrevivieron: María Cárdenas y Eddie Sandoval, la esposa y el hijastro de Leonardo.

“Es más difícil para ella [Lourdes], porque los niños están pequeños y lo que ganaba Genaro le hará falta para sobrevivir”, afirma Elijio Fernández, de 54 años, el mayor de los hermanos.

photo

Cortesía

La esposa de Leonardo, Maria, su hijo Eddy (izquierda) y su hijastra Angela.

Para suplir estas necesidades, familiares y amigos están colectando fondos, los cuales también servirán para cubrir gastos fúnebres. Hasta el cierre de esta edición, estaban a la espera de la entrega de los cuerpos.

“Es duro el gasto [que se viene], pero cualquier ayuda es útil”, destacó Elijio, mientras un grupo de ex compañeros de clase de Ángela recolectaba dinero entre los vecinos con botes y sobres.

En total, son 15 hijos los que han quedado huérfanos por este golpe demoledor que devastó a los Fernández, originarios de Zacatecas, México.

“Creo que van a ser sepultados aquí, porque casi todos estamos en Estados Unidos. Mi hermano mayor, Juan, murió hace 6 años, y lo enterramos en Monterey Park. Ya me voy quedando solo”, dice Elijio.

Francisca Ávila, madre de los tres hermanos fallecidos, viajó a principios de semana desde Valparaíso, Zacatecas hasta el Este de Los Ángeles, en donde vivían tres de los cuatro hijos radicados en el Sur de California.

“A quienes tengan en el corazón ayudar, lo pueden hacer con lo que sea. Es triste esta tragedia, sólo nos queda ser fuertes. Los echaré de menos hasta la muerte, porque eran una miel conmigo”, dice Aurelia Ávila, tía de los hermanos fallecidos.

Entretanto, Raudel y Belén Fernández dejan a seis hijos adultos huérfanos, tres hombres y tres mujeres. Por su parte, a Leonardo le sobreviven cuatro muchachos, de edades entre los 15 y los 25 años.

“Me duele por todos [padre y tíos], ahora allá arriba están juntos; no están solos, y eso es lo más importante”, dice Lenny, de 25 años, el mayor de los hijos de Leonardo, con el semblante triste y rodeado de sus hermanos.

“Nos daba puros consejos y nos apoyaba a salir adelante; todo el tiempo tenía una cara feliz”, agrega Roberto, de 22 años, otro de los hijos de Leonardo.