Quantcast
Hoy Los Angeles}
8:44 a.m., 4/23/2014 | 60°

Se adueña reventa de La Bombonera

Agencia Reforma | 11/29/2012, 4:01 p.m.
Se adueña reventa de La Bombonera

Pese a las medidas para controlarlos, los revendedores se adueñaron del Estadio Nemesio Díez.

Entre filas que dieron la vuelta al estadio, gritos, empujones y mentadas, este jueves comenzó la venta general de entradas para el partido de Vuelta de la Final entre Toluca y Tijuana.

Desde temprano, personal de seguridad privada que contrata el club mexiquense, repartió 900 sellos para los aficionados que llevaban pernoctando hasta cuatro noches.

La primer queja entre la afición, es que contrario al anuncio realizado de vender dos boletos por persona, únicamente se vendió uno de Sombra General, con el argumento que los de Sombra Preferente ya están agotados.

De acuerdo a fuentes cercanas a a los Diablos, la misma institución está especulando con el boletaje, ya que se han vendido pocas entradas, pues la preventa para abonados se realizó en completo desorden.

"El miércoles fue la venta para abonados, pero casi ninguno alcanzó, se les vendieron a los primeros 250, dos boletos a cada uno, al resto a pesar del abono se les dijo que no tenían, el club está especulando con las entradas", dijo la fuente consultada.

Pese a los sellos repartidos para la venta general de este jueves, los revendedores se formaron hasta cuatro o cinco veces con la complicidad de los guardias y algunos más ingresaron varias ocasiones a la taquilla por la puerta de salida.

Para colmo, todavía no salen a la venta los boletos de Sol general, aunque la reventa ya los está ofreciendo a mil 200 pesos.

"Mil 200 al chilazo, me los das, ahorita nada más tendría que entrar con el dinero, salgo y te los doy", respondió uno de los revendedores a CANCHA al simular querer cuatro entradas para esa localidad, aunque el sujeto no los mostró físicamente.

Los lugares en la espera se vendieron a 200 pesos, lo que no garantizó avanzar rápidamente, pues un grupo de revendedores "acordó" meter a 10 personas a la fila, cada uno.

"Como sorprendieron con esa jalada de uno (boleto) por persona, la palomilla se puso de acuerdo para meter a su gente", dijo "Daniel" un revendedor inconforme por quedar fuera del reparto de lugares.

A pesar de que hubo personas pernoctando hasta por cuatro noches por un boleto, a algunos sujetos les bastó 15 minutos para meterse a la fila y poco después ofertarlos en la vía pública.

"Tengo 6 sombras, agárralos o al rato ya no va a haber, de a kilo y medio (mil 500 pesos)", dijo un revendedor poco después de conversar con elementos de la Policía Municipal.