Quantcast
Hoy Los Angeles}
3:06 a.m., 9/21/2014 | 66°

Reprochan olvido a los desaparecidos


Agencia Reforma | 11/26/2012, 3:34 p.m.
Reprochan olvido a los desaparecidos
Con las fotografías de sus hijos en carteles y mantas, las mujeres agrupadas en Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México, Justicia para Nuestras Hijas, Movimiento por la Paz, e Hijos, avanzaron hasta el Monumento a la Revolución. | Agencia Reforma

La explanada del Palacio de Bellas Artes se convierte en museo de la indignación. Se han congregado madres, padres, hijos, esposas y hermanos de decenas de desaparecidos durante el sexenio que terminará este sábado.

Entre discursos, historias de dolor, aparece en el templete una piñata con una foto de Felipe Calderón. Tiene un trapo alrededor de los ojos, de la boca, amarrados pies y manos porque -explican- fue un Presidente ciego, sordo, mudo e ineficaz ante sus reclamos.

Las mujeres de arriba toman un palo de escoba y golpean, no como en una posada, sino con seriedad, concentradas en el rostro. Pero al dejar caer el monigote al suelo, el acto se convierte en una catarsis colectiva.

Toman el palo con ambas manos, pegan con todas sus fuerzas. Una mujer lo agarra a patadas, un hombre grita insultos mientras golpea. Cuando ya no quedan más que despojos, todos se abrazan llorando.

Más de 90 mil muertos, 5 mil 397 desaparecidos documentados, 590 casos de tortura, 4 mil 112 feminicidios son algunas de las cifras que exponen organizaciones que se han ido encontrando para unir fuerzas en su reclamo.

Vienen a dar la despedida a Calderón. Una manta anuncia el "mal fin" y tienen preparado un diploma de reconocimiento que le dedican al mérito genocida, fascista, y por romper récord en violación a derechos humanos.

"La sociedad entera recordará siempre sus acciones para que la justicia lo alcance a donde se vaya y así pueda responder por los méritos que logró", leen.

De asociaciones como Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fuundec), crecida a Desaparecidos en México (Fuundem), HIJOS, Hasta Encontrarlos, familias de desaparecidos de Chihuahua, de Nuevo León, el colectivo Vía Migrante y otros, uno a uno toman el micrófono durante tres horas para contar una historia de incertidumbre y justicia que todavía no llega.

"Nosotros no somos Cevallos, Martí, Moreira. Habemos (sic.) ciudadanos de segunda, de tercera, ¡pero tú eres de quinta, cabrón!", expresa una mujer.

"¡Ahora, ahora, se hace indispensable, presentación con vida y castigo a los culpables!", "Vivos se los llevaron, vivos los queremos", "Calderón, genocida, preséntalos con vida", son las consignas que corean alrededor de 100 asistentes.

No todo es reclamo para Calderón, también hay peticiones al gobierno entrante de Enrique Peña Nieto. Sugieren crear un banco de datos forense de personas desaparecidas y restos sin identificar; coordinación entre instancias de justicia para garantizar investigaciones eficaces; buscar mecanismos regionales con la sociedad civil y personal especializado para encontrar a los desaparecidos; una dependencia especializada en atender todos los delitos contra migrantes y un programa de atención a familiares de personas desaparecidas.

Del Observatorio de Feminicidios piden homologar la tipificación del delito; estandarizar el protocolo de investigación criminal con perspectiva de género y derechos humanos como lo mandata la sentencia de campo algodonero; publicar el reglamento de la ley general de acceso a una vide libre de violencia que fue una promesa pendiente de esta administración.

"México tiene un problema grave, que si Enrique Peña Nieto da la continuidad a una política de seguridad de Calderón, donde no tuvo perspectiva de derechos humanos ni perspectiva de género, eso no lo podemos permitir. Tiene que gobernar no como gobernó el Estado de México, porque el Estado de México tiene una deuda de 500 mujeres que no sabemos quién las mató, ni lo sabremos", reclama Luz Estrada.

Afirman que Calderón no podrá irse con la conciencia tranquila porque se llevará sus voces, y el pueblo, hasta su misma familia, lo recordarán por los muertos que dejó el sexenio.

"Te vas, Calderón, con la cabeza agachada. Te damos la despedida con una patada, diciéndote qué poca madre, le declaraste la guerra a los delincuentes, no a los ciudadanos, no a nuestros hijos, no a nuestros hermanos, no a nuestros padres".