Quantcast
Hoy Los Angeles}
5:27 p.m., 4/23/2014 | 67°

Obama y Peña Nieto repasarán en primera reunión retos de seguridad y economía

EFE | 11/26/2012, 12:10 p.m.
Obama y Peña Nieto repasarán en primera reunión retos de seguridad y economía
El virtual ganador de la elección presidencial, Enrique Peña Nieto, dijo que las acusaciones de compra de votos son un montaje. | Agencia Reforma

El presidente de EE.UU., Barack Obama, recibirá mañana en la Casa Blanca al presidente electo de México, el priista Enrique Peña Nieto, para repasar los retos de una extensa y compleja agenda bilateral que incluye la lucha antidrogas y el fomento de la competitividad económica.

El encuentro en el Despacho Oval, anunciado por la Casa Blanca hace una semana, es el primero entre Obama y Peña Nieto, y se produce en unos momentos en que México ha logrado reducir la emigración ilegal hacia EE.UU. y la violencia del crimen organizado.

Por ello, el encuentro también ha generado expectativas de que ambos líderes fortalezcan la ya sólida relación comercial entre EE.UU. y México, marcando el inicio de una nueva era para ambos países.

Según la Casa Blanca, Obama espera escuchar de Peña Nieto "su visión para liderar a México en los próximos seis años", y abordar también "una amplia gama de asuntos bilaterales, regionales y globales".

La Casa Blanca no ha dado más detalles sobre el encuentro, pero el equipo de transición de Peña Nieto ha dicho que éste será en la tarde y durará aproximadamente 50 minutos, dividido en dos partes: la primera, acompañados con colaboradores (35 minutos) y la segunda, en privado (15 minutos).

Peña Nieto, que ganó en los comicios del pasado 1 de julio y asumirá el poder el próximo 1 de diciembre, también prevé reunirse mañana en privado con la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

También sostendrá un encuentro privado con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, y realizará una rueda de prensa al final de la jornada, según su agenda.

El líder del Partido Revolucionario Institucional además realizará una visita a Canadá este miércoles, donde se reunirá en Ottawa con el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

En una carta publicada el domingo en el diario The Washington Post, Peña Nieto aseguró que su victoria en las urnas y la reelección de Obama ofrecen "una oportunidad para redirigir la relación bilateral".

A su juicio, sería "un error" limitar esa relación sólo a los problemas del narcotráfico y los retos de seguridad, por lo que pidió que ambos países continúen fortaleciendo y ampliando "los vínculos económicos, sociales y culturales".

"Nuestros intereses mutuos son demasiado vastos y complejos para que estén restringidos en una forma miope", dijo Peña Nieto, quien aseguró que en su encuentro con Obama discutirá "la mejor manera de reajustar nuestras prioridades comunes".

Peña Nieto busca, asimismo, que ambos países pongan más énfasis en la integración económica de Norteamérica y en la cooperación energética.

Agregó que la lucha antidrogas debe seguir siendo una "responsabilidad compartida" y aunque prometió continuar los esfuerzos del presidente saliente, Felipe Calderón, consideró que la "estrategia debe necesariamente cambiar".

Por su parte, el Gobierno de Obama ha dejado en claro que permanece comprometido con el trabajo "en alianza" con México, para fomentar la competitividad económica en ambos países, el desarrollo regional, y la cooperación para una frontera "segura y eficiente".

En la actualidad, México es el tercer socio comercial de EE.UU., con un intercambio que totalizó 461.000 millones de dólares en 2011, según la Oficina del Representante de Comercio Exterior.

En declaraciones a Efe, Andrew Selee, asesor del Instituto de México del Centro Woodrow Wilson, dijo que ahora que México ha reducido la emigración ilegal a "niveles históricos" y se ha estabilizado la violencia, ambos países podrán "centrarse en asuntos económicos" para salir fortalecidos de la ralentización económica global.

"Sin embargo, en el día a día, los retos de seguridad seguirán siendo una gran parte de la cooperación entre los Gobiernos de ambos países", afirmó Selee.

Por su parte, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano en Washington, consideró que, pasados los comicios generales en EE.UU., ambos países tienen "la oportunidad de reducir las dos principales fuentes de tensión y desconfianza bilateral: la inmigración y la política antidrogas".

"Desde luego, el progreso en las relaciones bilaterales es posible pero requerirá que ambos presidentes inviertan capital político en los asuntos más apremiantes de la agenda bilateral", dijo Shifter.