Quantcast
Hoy Los Angeles}
1:23 a.m., 7/25/2014 | 73°

Todo un reto de película


‘Hitchcock’ fue dirigida por un realizador que no había trabajado antes con actores

SERGIO BURSTEIN | 11/23/2012, 6 a.m.
Todo un reto de película
Hitchcock (Anthony Hopkins) brinda con Janet Leigh (Scarlett Johansson) y su esposa (Helen Mirren) durante una escena. | Cortesía

Cuando acabó la función de estreno de “Hitchcock” en el AFI Fest 2012 y todos los asistentes se pusieron de pie para aplaudir, incluyendo a esos críticos que resultan siempre tan difíciles de convencer -y que empezaron luego de eso a publicar las primeras reseñas, todas de tinte positivo-, Sacha Gervasi lanzó probablemente un gran suspiro de alivio.

Y es que este cineasta británico se convirtió en el director de una ambiciosa y arriesgada producción sobre uno de los realizadores más aclamados de todos los tiempos, con un reparto lleno de estrellas, teniendo como único antecedente el haberse encargado de un documental, “Anvil! The Story of Anvil”.

Claro que no era cualquier documental, sino uno que fue ampliamente celebrado por audiencias y especialistas de todo el mundo debido a su sensible y cautivante retrato de una veterana banda de rock que, a pesar de haber caído prácticamente en el anonimato tras gozar de la gloria en los ’80, se mantenía empeñada en seguir haciendo música.

Pero Gervasi no tenía experiencia alguna con guiones de ficción ni, por supuesto, con personalidades de la talla de Anthony Hopkins, Helen Mirren, Scarlett Johansson y Jessica Biel, quienes se sumaron súbitamente al rodaje de un trabajo que reconstruye las circunstancias que rodearon la filmación de “Psycho”, uno de los filmes más populares de Alfred Hitchcok.

Como se le contó Gervasi a Los Angeles Times, él mismo compitió para el puesto de director de esta película con 26 candidatos más, y su principal ventaja fue haber hecho el documental de Anvil. “Después de su éxito, se me ofrecieron muchas cosas, sobre todo grandes comedias de estudio”, recordó. “Pero yo quería hacer algo especial, con verdadera emoción humana”.

Sea como sea, la cinta mantiene todavía esa base de historia real que tanto le ha servido a Gervasi, porque además de inspirarse en los hechos recién descritos, toma como punto de partida a “Alfred Hitchcock and the Making of Psycho”, un libro investigativo de 1990 que le ganó una justa reputación a su autor Stephen Rebello, conocido también por sus exhaustivas entrevistas con estrellas del cine.

Para salirse de la mera anécdota, “Hitchcock” -la película- trata no sólo sobre el proceso creativo que dio vida a un clásico del terror (y que, antes de estrenarse, era considerado simplemente por sus productores como un proyecto menor y barato del afamado director), sino también sobre la relación entre este autor inglés y su esposa Alma Reville. Y lo interesante es que todo parece indicar que el giro no fue obra y gracia de John J. McLaughlin (“Black Swan”), el guionista original, sino del mismo Rebello, a quien se llamó para darle los “toques finales” a la historia.

Si bien el papel de la Sra. Hitchcock en el arte de su marido no es demasiado conocido, parece que su influencia en la carrera del director fue realmente importante, ya que se trató de una montajista profesional que era capaz de percibir errores que pasaban desapercibidos ante los ojos de los demás.