Quantcast
Hoy Los Angeles}
11:35 a.m., 9/1/2014 | 77°

Contra la obesidad, la cocina tradicional


Hay que alejarse de los productos procesados

Agencia Reforma | 11/23/2012, 6 a.m.
Contra la obesidad, la cocina tradicional
Más de la mitad de los alimentos que se consumen son productos procesados. | Agencia REFORMA

El sólo hecho de recuperar o mantener la comida tradicional ayudaría a los países a revertir la epidemia de obesidad, sin embargo, en naciones como Estados Unidos y México cada vez se consumen más productos procesados, los cuales tienen un alto porcentaje de azúcares, grasas y sal, asegura Enrique Jacoby, asesor regional de Alimentación Saludable y Vida Activa en la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Defendamos las grandes cosas que tenemos, nuestros alimentos naturales, que no se pierda su cultivo, que los mantengamos, que los usemos en nuestra culinaria”, comenta.

A pesar de que México es un país con una extraordinaria cocina, pues las tradiciones culinarias de los pueblos mexicanos son muchas y diversas y se usan una gran variedad de alimentos, esta se ha perdido. De hecho, más de la mitad de los alimentos que se consumen son productos procesados. “Se está cocinando menos, le está ganando terreno la presencia de comida sin valor nutricional y cada vez más se consume de forma adictiva”, dice. “Hoy las evidencias de la naturaleza adictiva de estos productos son muy grandes. La industria nos hace consumir sin que nosotros queramos comprar. Ellos conocen nuestro cerebro mejor que nosotros y el marketing es excepcionalmente capaz e ingenioso”.

De acuerdo con Jacoby, la autorregulación en materia de publicidad para combatir la obesidad, adoptada en diversos países por la industria de alimentos y bebidas no alcohólicas, no ha servido para nada.

“Han decidido bajar la publicidad para los niños y ha bajado poco... Han decidido bajar el azúcar y no ha bajado en la cantidad que tiene que ser, el negocio sigue andando como siempre”, sostiene el especialista.

Por ello, la estrategia tiene que ser dirigida por un organismo gubernamental. “Estamos hablando por el bien común, es bien difícil que encargues tus 15 gallinas de la granja para que sean cuidadas por el zorrito, nunca harías eso. Sería una desgracia poner al zorro a cuidar el gallinero. El responsable de una política pública es el estado”.

Mientras la inversión mundial anual en publicidad de los productores de comida chatarra y bebidas azucaradas es de 40 mil millones de dólares, explica, los organismos de salud de los diferentes países invierten menos del 1 por ciento de este monto en decir a los niños que coman frutas y verduras.