Quantcast
Hoy Los Angeles
4:27 p.m., 4/20/2014 | 67°

Una maestra ejemplar

Educadora del Centrosur de Los Ángeles gana premio estatal

Agustín Durán | 11/22/2012, 6 a.m.
Una maestra ejemplar
Márquez aparece rodeada de sus alumnos del cuarto grado en la escuela Harmony. | Agustín Durán

En la puerta de entrada al salón de clases de Verónica Márquez en la escuela primaria Harmony del Centrosur de Los Ángeles, está pegado un cartelón que dice:

“Cuando entren a este salón, ustedes son exploradores, científicos, escritores, matemáticos…”.

El cartel es parte del lema de “sí se puede” que intenta fomentar Márquez entre sus estudiantes de cuarto grado, y parte de su estilo de enseñanza que le valió ser elegida como una de las cinco Maestras del Año en California.

“Mi meta es que los estudiantes entiendan la importancia de la educación, que encuentren su voz y puedan expresarse a sí mismos”, dijo la educadora de 38 años.

Para hacerlo, Márquez utiliza mucho la música en sus clases. También suele visitar las casas de sus estudiantes.

“Creo que debemos tenemos una relación con el estudiante dentro del salón de clase y más allá”, dijo la hija de migrantes jaliscienses. “Cuando veo y sé qué tipo de condiciones de vida tienen (los alumnos), me ayuda a ver cómo puedo ayudarlos mejor”.

Ella aún recuerda la primera casa que visitó, la de un alumno que tenía problemas en la escuela.

“Llegué a la casa y eran un montón de cuartos. La familia (de mi estudiante) vivía en uno y estaba lleno de camas”, relató. “No era que no quería estudiar, sino que no tenía dónde”.

Ese estilo personal de tratar con alumnos y padres no pasó desapercibido para la directora de la escuela, Sylvia Salazar, quien nominó a Márquez para el premio.

“Ella es una de mis muchos tesoros”, dijo Salazar. “Ella le está mostrando a los niños lo que se puede lograr si te dedicas”.

Márquez ciertamente es prueba de esto, pues creció a pocas cuadras de la escuela donde da clases, un área donde abundan las necesidades y escasean las oportunidades. Sin embargo, ella logró graduarse de UCLA.

Modesta y risueña, Márquez espera que el premio muestre las cosas positivas de un área que a menudo se identifica más con lo negativo, y que cualquier maestro puede replicar lo hecho por ella.

Pero al final del día, la validez a su trabajo son los mismos alumnos. “Nos anima hacer cosas que nunca antes habíamos hecho, ciencia, matemáticas, lenguaje”, dijo Princess García.

fcastro@hoyllc.com