Quantcast
Hoy Los Angeles
8:11 p.m., 4/19/2014 | 62°

Atentos al intestino grueso

Colonoscopía, el mejor preventivo del cáncer de colon

Andrea Carrion | 11/15/2012, 3:25 p.m.
 Atentos al intestino grueso
El Dr. Ariel Malamud le explica a Víctor Caracún detalles de su segunda colonoscopía. | Andrea Carrion

Hace unos días, la publicación especializada en medicina Annals of Internal Medicine sacó un estudio que sugiere que, para prevenir cualquier problema con el colon, sólo sería necesario que las personas se sometieran a una colonoscopía alrededor de los 50 años de edad y punto. En caso de que los resultados no sean favorables, la historia es otra, y esto fue lo que le ocurrió a Víctor Manuel Caracún.

Este guatemalteco de 61 años de edad cayó en el consultorio de un gastroenterólogo casi por casualidad. Caracún necesitaba realizarse una colonoscopía como parte de una serie de exámenes para ser considerado candidato para un transplante de riñón, esto debido a su diabetes. Hace un mes, el Dr. Ariel Malamud llevó a cabo el procedimiento y encontró una serie de pólipos en el colon del paciente, los que automáticamente extrajo. Luego, debió someterlo a una segunda colonoscopía para despejar dudas.

Malamud, gastroenterólogo del grupo médico White Memorial, explica que de diez colonoscopías realizadas, al menos encuentra una persona con pólipos. Agrega que el colon es el segundo órgano más importante para la prevención del cáncer (para el hombre, la próstata es el número uno, y para la mujer, el seno). El cáncer de colon no empieza como tal sino como un pólipo, que es un pequeño crecimiento de la mucosa colónica. En personas mayores de 50 años hay un riesgo mayor de pólipos; de cada cuatro hombres que llegan a la clínica sin síntomas, uno tendrá polipos. En mujeres, es una de cada cinco.

“Todos los pólipos se van a convertir en cáncer; la pregunta es cuándo, y eso no se sabe. Por eso, cuando hacemos la colonoscopía, si veo algo anormal, automáticamente lo corto y lo saco, así mato dos pájaros de un tiro”, explica el especialista.

Una colonoscopía consiste en introducir una especie de manguera por el recto. Esta servirá de cámara e instrumento. La operación resulta relativamente cómoda para el paciente, ya que este es sedado durante el procedimiento y al despertar no siente mayor dolor. Tomar el paso de aceptarla es la principal barrera, según Malamud.

Y esto, más allá de un problema de dinero o de seguro médico, tiene que ver con un tema cultural.

“Especialmente con los hombres, muchos no llegan a mi consultorio pese a que su doctor primario les recomienda hacerse una colonoscopía”, dice Malamud. “El problema viene de antes. Las mujeres empiezan con la prevención muy temprano en la vida. Entonces, cuando a una mujer de 50 años se le dice que necesita una colonoscopía preventiva, sabe de qué se está hablando, entiende el concepto de prevención. Normalmente, el marido viene al médico con la mujer; no viene solo. Eso va en contra del hombre, y luego les dices que les vas a poner algo en el recto y salen corriendo”.

Caracún asegura que él fue la excepción, pues a los 40 años de edad pasó por algo similar.

“Son cosas que se hacen medio raras por las costumbres de uno. Cuando cumplí 40 años me dijeron que necesitaba el examen de la próstata y yo lo postergaba y lo postergaba, hasta que por fin fui. Por el machismo uno deja de hacer algunas cosas que son importantes para la salud”, señala Caracún, quien actualmente pasa casi 20 horas de la semana en diálisis y necesita un riñón con urgencia.

Malamud, oriundo de Perú, agrega que otro motivo importante a evaluar cuando se recomienda someterse a una colonoscopía es pensar en los hijos.

Y es que, dependiendo de los resultados de un padre, la edad de la colonoscopía de un hijo puede variar, ya que existe un componente hereditario.