Quantcast
Hoy Los Angeles}
2:10 a.m., 9/2/2014 | 69°

Padres luchan por custodia


Reciben clases en consulado para recuperar a sus hijos

Selene Rivera | 11/14/2012, 2:07 p.m.
Padres luchan por custodia
María Palacios y Leticia Serrano (centro y der.) acuden a los cursos. | Selene Rivera

María Palacios no le pegaba a sus hijos. Sin embargo, los descuidaba y se drogaba hasta que sus vecinos la vieron, la delataron a las autoridades y estas le quitaron a los menores de 7 y 4 años de edad.

En julio del 2011, el Departamento de Servicios de Niños y Familias (DCFS) del condado de Los Ángeles se llevó a los pequeños, y hasta la fecha, la madre no ha logrado recuperarlos.

“Empecé a drogarme con cristal [metanfetaminas] en abril del 2011 porque pensé que así iba a olvidar los problemas que tenía con mi pareja y mi situación económica”, recuerda Palacios, de 32 años.

“Luego alguien llamó a la policía y vino un trabajador social a investigarme. Me pidieron un examen de la sangre y resulté positiva. Entonces se llevaron a mi hija y a su hermanito menor”, dice la residente de Los Ángeles.

Arrepentida, y como muchos padres de familia cuyos hijos están bajo custodia de las autoridades del condado , Palacios intenta recuperar a los suyos.

Anualmente, entre 150,000 y 170,000 niños son parte de los casos de alegatos sobre abuso físico, sexual, negligencia y abandono que recibe el DCFS . De estos, se abren investigaciones sobre unos 34,664 casos, de los cuales la mitad son removidos de sus hogares.

“Sé que hice mal al drogarme y descuidarlos, pero la sangre puede más que la droga y yo quiero a mis hijos conmigo”, dice Palacios.

Para ayudar a los padres de familia a recuperar a sus hijos, el Consulado General de México en Los Ángeles imparte cursos de capacitación con el fin de que estos puedan mostrar ante la Corte de Dependencia Juvenil que están aptos para cuidar y responsabilizarse de sus pequeños.

Durante el curso de 12 semanas, los padres aprenden cómo funciona el sistema de DCFS, se les habla sobre las diferentes formas de abuso, las etapas que atraviesan los menores y cómo deben reaccionar ante estos comportamientos. También, se les enseña a aplicar la disciplina sin violencia y se les habla de cómo el alcohol, las drogas y la violencia doméstica en el hogar afectan a la familia entera.

“Muchos de los padres que vienen aquí no comprenden que hay diferentes tipos de abuso hasta que se ven involucrados con el sistema de DCFS”, dice Patricia Nieto, quien imparte las clases.

Otros padres no saben cómo terminaron siendo reportados y lo cierto es que “por ley, si los maestros, enfermeros, doctores, psicólogos, terapistas, consejeros escolares y otras agencias del gobierno de las cuales se sirven los padres sospechan que un niño es abusado, lo van a reportar ante las autoridades”, señala Nieto.

En 2009, el consulado empezó a ofrecer las clases de una hora y media todos los martes, debido a que mucha gente llegaba a pedir ayuda sobre la reunificación con sus hijos.

Así que, “con el objetivo de ayudar a los connacionales para lograr estas reunificaciones de manera rápida, iniciamos las clases”, afirma Alicia Patricia Pérez, cónsul del Departamento de Protección y Asuntos Legales del consulado.