Quantcast
Hoy Los Angeles
3:10 a.m., 4/17/2014 | 60°

Joven salvadoreña enfrenta grave enfermedad

Verónica Sánchez Montano, de 24 años, urge de ayuda ante el padecimiento del síndrome de alagille.

Soudi Jiménez | 11/8/2012, 8:25 a.m.
Joven salvadoreña enfrenta grave enfermedad
Sonia Montano abraza a su hija Verónica, joven que no pierde las esperanzas de encontrar ayuda en la comunidad. | Soudi Jiménez

A los tres años quedó inválida por meningoencefalitis, pero fue cuatro años más tarde cuando le diagnosticaron que padecía el síndrome de alagille, una enfermedad que le baja las defensas de su cuerpo y al final termina deteriorando órganos como el hígado o el riñón.

En búsqueda de mejores tratamientos, Verónica Sánchez Montano llegó a Estados Unidos de forma indocumentada y gracias al apoyo de su padrastro, ha encontrado asistencia médica y ante el daño de su hígado debe ser sometida a un trasplante.

“Por el síndrome de alagille ha desarrollado una cirrosis crónica, el hígado no le está funcionando. Todo lo que come lo vomita”, manifestó Sonia Montano, madre de Verónica, quien se encarga de cuidarla.

Verónica ahora puede caminar, pero antes de someterse a la cirugía es urgente un tratamiento dental, ya que los médicos han diagnosticado que cualquier tipo de infección puede repercutir en el funcionamiento del trasplante.

“Es bien frustrante porque hay momentos que quisiera tener en mis manos el poder para hacer leve su dolor; las cosas que ella pasa, quisiera vivirlas yo, pero no puedo ir en contra de la voluntad de Dios”, agregó Montano.

Esta joven salvadoreña originaria del municipio de Mejicanos, San Salvador no se da por vencida y está segura que saldrá adelante. Su meta es completar su diploma de GED y luego en el colegio estudiar sicología.

“Siento impotencia, mi mamá no puede con todos los gastos; no nos alcanza”, señala Verónica. Ella está conciente que el trasplante no va a curar su enfermedad, pero le devolvería una mejor calidad de vida.

“Si me dicen que estoy enferma, me digo a mí misma que no lo estoy, para sentirme mejor. Me da miedo, pero hay que aceptar lo que va a pasar”, agregó.

La madre de esta joven sostiene que los gastos vendrán después del trasplante, cuando van a requerir medicamentos y cuidado personal, para lo que han estimado un costo cercano a los 30 mil dólares; por ejemplo, tendrá que tomar immunodepresores de por vida.

“Si hay gente que me quiere ayudar, no va a ser en vano; porque estarían ayudando a otra persona para alargarle la vida”, afirmó Verónica, confiada en que habrán personas de buena voluntad que se unan a su causa.

EL DATO

DONACIONES PARA VERONICA

Cuenta # 137191080 en Banco Chase a nombre de Verónica Sánchez Montano.