Quantcast
Hoy Los Angeles}
1:19 a.m., 9/23/2014 | 66°

Leonardo Favio, el baladista se va y deja un gran recuerdo


El cantante argentino muere a la edad de 74 años en su pais natal

Redacción HOY | 11/6/2012, 7:20 a.m.
Leonardo Favio, el baladista se va y deja un gran recuerdo
Leonardo Favio fallece a la edad de 74 años. | Cortesía

"No era una despedida. El argentino Jorge Duró, quien fue mánager de Leonardo Favio por cerca de 20 años, dejó el Sanatorio Anchorena de la ciudad de Buenos Aires hace dos meses, sin la conciencia de que esa había sido la última conversación con su amigo y representado".

Así comienza narrando este amargo capítulo, la edición digital del dio La Tercera de Chile, tras la muerte este lunes del cantante y leyenda Leonardo Favio a la edad de 74 años.

“Era una neumonía muy leve”, comenta al teléfono desde la ciudad transandina. Ni siquiera recuerda lo que conversaron. Ayer, sin embargo, recibía a los familiares y atendía el teléfono. Desde la Casa Rosada lo contactaban para realizar un homenaje. Y mientras hablaba, el cuerpo de Leonardo Favio aún permanecía en el sanatorio, a la espera de ser trasladado al Senado, donde será velado.

El cantante y cineasta argentino se fue por complicaciones derivadas de una neumonía, por la cual ingresó al recinto, según informa su mánager.

“Agarró un virus hospitalario, se le hizo un hongo en un pulmón, se le pasó al otro, se le hizo una traqueotomía y lo tenían en coma farmacológico. Después de eso, ya todo esto era predecible”, comenta Duró.

Uno que en su país era más recordado por su perfil de cineasta que por las canciones que coló en el imaginario AM chileno: Ella ya me olvidó, Fuiste mía un verano, Mi tristeza es mía y Ding dong, ding dong, son las cosas del amor. Son pequeñas muestras de un cancionero que apenas resume la figura de “un hombre muy complejo, era un genio, un loco”, como lo describe su colega y contemporáneo, el cantante argentino Leo Dan. Yaco Monti, vocalista transandino, coincide en el retrato hablado de su amigo: “Fue capaz de abarcar tantas áreas que siempre lo vi como un intelectual de la cultura. Tenía un talento único”.

Favio nació bajo el nombre de Fuad Jorge Jury, en la ciudad mendocina de Luján de Cuyo, en mayo de 1938. Hasta allí -en esa proximidad geográfica- puede rastrearse parte de su cercanía con Chile, según explica el mánager del artista. También, las trazas de una biografía que lo convertirían en un baladista atípico, un cineasta preocupado por el realismo y un creador que siempre cuidó su impronta social.

En 1969, fue cuando visitó por primera vez el Festival de la Canción de Viña del Mar, pero también -como recuerda el locutor radial Sergio “Pirincho” Cárcamo- su primera visita al Festival de Cine que organizaba el cine arte de esa ciudad. Allí, Cárcamo pudo compartir con el argentino a través de un amigo en común: el director Jorge Montesi, hoy radicado en Canadá. “Lo decía siempre: para él, cantar era una forma de financiar sus películas”, recuerda el hombre de radio.

Porque, según comenta el locutor, “Favio solía repetir que él no cantaba: que bramaba y nada más. De ahí también su apodo, ‘El Toro de las Pampas’”. Pero pese a su resistencia, comenzó a constatar cómo el baladista crecía en este país, antes que el cineasta. Ese año recorrió el país junto al guitarrista Oscar Arriagada y su grupo Los Dixon.

El baladista oscuro

Cárcamo lo volvería a encontrar en 1997, cuando ambos compartieron sitio en el jurado internacional del certamen viñamarino. Ya el ímpetu de sus primeros años contrastaba con su eterno pañuelo sobre su cabeza, que muchas veces llevó a especular sobre su estado de salud. “Ya estaba en quimioterapia”, afirma Cárcamo, aunque formalmente nunca se hizo público algún diagnóstico de cáncer.

“Su estado de salud era normal. Como cualquiera de nosotros podría experimentar a su edad, arrastraba un problema en la cadera. Sé que se habló de un cáncer, pero nada de eso es real”, comenta Jorge Duró, quien también lo acompañó a Chile durante esa visita a Viña del Mar.

Pero, según Cárcamo, Leonardo Favio ya era distinto. Atrás había dejado, también, la preocupación política que desde 1972 le asignó roles en la difusión y defensa del peronismo. “Ya no estaba interesado en nada de eso. Lo único que hacía era meditar. Estaba metido en una onda muy mística”. Así, comenzó a crecer su fama de tipo huraño, de pocos amigos, siempre discreto.