Quantcast
Hoy Los Angeles}
5:22 p.m., 8/20/2014 | 74°

No tiene nada de malo


‘Wreck-It Ralph’, animación con ingenio y un sólido argumento

Andrea Carrion | 11/2/2012, 6 a.m.
No tiene nada de malo
Una cinta de Disney dirigida por Rich Moore. | Cortesía

Ver destrucción en manos del ser humano hace pensar a cualquiera que no existe remedio para sus autores. Aunque hay ocasiones que hasta los malos más malos se cansan de hacer maldades. Si no, pregúntele a Ralph.

Luego de pasar tres décadas teniendo el papel antagónico en un típico juego de video de los años 80 llamado “Fix-it Felix”, Ralph decide colgar los puños con los que, cada vez que se presiona el botón de ‘inicio’, destruye todo lo que tiene en frente. Él quiere ser bueno y eficiente como Félix, quiere conseguir medallas y vivir en el edificio en lugar de dormir en la calle.

Como es de esperar, los residentes no harán otra cosa que reirse de él, pero al ver que el gigante Ralph habla en serio, le pondrán una condición: “El día que tú tengas una medalla, te daremos el mejor departamento”.

Es así como se da inicio a la historia de “Wreck-It Ralph”, una cinta animada de Disney dirigida por Rich Moore, director a su vez de varios capítulos de las series animadas “The Simpsons”, “The Critic” y “Futurama”.

“Como muchos de nosotros, Ralph intenta resolver un problema interno con una solución externa”, explica Moore.

El juego “Fix-It Felix” es uno de los tantos video juegos que se encuentran en un inmenso salón visitado por niños y jóvenes. Cuando se cierran sus puertas y se apagan las luces, todos los personajes de cada máquina se reúnen en una gran estación de tren, a la cual acceden a través de los cables de sus juegos.

Al enterarse de que en el juego “Hero’s Duty” es posible ganar medallas, Ralph ingresa sin permiso y se escabulle en este. Al ser descubierto, huye y, en medio de la confusión, termina en el juego “Sugar Rush”, donde conocerá a la pequeña y valiente Vanellope, quien cambiará su vida para siempre.

No está de más reconocer la espectacularidad de la animación que presenta esta película, algo a lo que los estudios de animación de Walt Disney ya nos tienen acostumbrados desde hace muchos años. Lo que sí vale destacar es la originalidad y la creatividad depositada en su trama, que no sólo engancha y entusiasma, sino que además sorprende con vueltas inesperadas y conmueve.

No es necesario ser un gran conocedor de los video juegos para disfrutar de esta cinta. La historia va mucho más allá de tecnicismos y personajes famosos como Pac Man y Mario Bros. Hay códigos universales que rescatan el valor de la amistad y la importancia de reconocer un trabajo bien hecho.