Quantcast
Hoy Los Angeles}
7:45 a.m., 7/29/2014 | 68°

Volver a comenzar


César Millán, el famoso encantador de perros, comparte detalles de su rehabilitación mientras continúa educando a canes y personas con su nuevo programa en español

Andrea Carrion | 11/1/2012, 2:46 p.m.
Volver a comenzar
César Millán junto a algunos de sus muchos hijos de cuatro patas. | Andrea Carrión

Seguido por una manada de perros de todos los tamaños, formas y colores, César Millán nos da la bienvenida a su Centro de Psicología para perros, ubicado entre los cerros de Santa Clarita, California.

El lugar inspira paz. Una serie de jardines, arcos y pequeñas fuentes de agua -una de ellas en forma de un perro de acero orinando- invitan a un estado de relajo. En la planta baja, un caballo y una llama de nombre Lorenzo son buen complemento de los quince perros que caminan libremente, algunos de propiedad de artistas como la actriz Eva Mendes, la modelo brasileña Giselle Bundchen y la cantante Pink.

photo

Millán y su manada en el patio de su Centro de psicología para perros.

La pequeña estatua de un Buddha cerca a otra de San Francisco de Asís, el santo patrón de los animales, adornan el ambiente, así como también lo hacen objetos impresos con frases motivadoras como “Este es el comienzo de un día nuevo”. Eso es precisamente lo que vive hoy este mexicano mundialmente conocido como el encantador de perros.

Luego de haber cerrado, este pasado septiembre, la novena y última temporada del programa que lo hizo famoso, “El encantador de perros” (“The Dog Whisperer”), César Millán ya está en el aire con una nueva producción, “El líder de la manada”. La novedad, además del contenido, es que en esta oportunidad sale hablando en su lengua natal, el español.

“Este programa es una promesa que le hice a mi madre, porque como en ‘El encantador de perros’ yo salía hablando en inglés, ella tenía que verlo doblado al español y no le gusta, ya que no es la voz de su hijo”, señala Millán.

Con la experiencia y reputación que ganó desde el 2004 a través de la señal de The National Geographic Channel, Millán se fue a España y grabó diez episodios en los que él encuentra perros agresivos o ansiosos, los rehabilita y les encuentra un hogar. De esta manera, busca promover la adopción de perros abandonados.

Explica que empezó por Europa y no por Latinoamérica, porque habiendo trabajado con la rapidez y puntualidad de las productoras en Estados Unidos, los procedimientos con países latinos se le hicieron muy lentos.

“Mi tendencia hubiera sido México y Latinoamérica, pero cuando pasa a lo de contrato y detalles legales, se toman más tiempo y con España resultó más rápido hacer negocio”, explica.

photo

Millán entrando a su oficina, de cuya puerta cuelga un cartel que dice "Cree. Las cosas pasan por algo, sólo cree".

Dice estar contento por tener la oportunidad de continuar con su mensaje a través de la pantalla chica y de haber encontrado finalmente la fuerza y la motivación para hacerlo. Y es aquí donde esa misma frase, “este es el comienzo de un día nuevo”, cobra otra connotación para Millán; una algo más personal.

Además de educar a las personas sobre la psicología de los perros, una práctica que él mismo traduce como “rehabilitar perros y entrenar gente”, César Millán también ayuda a la gente a través de su experiencia personal.

Es sabido que creció en un rancho de Sinaloa donde la comida escaseaba con espantosa frecuencia; que a los 21 años de edad cruzó la frontera y que pasó dos meses durmiendo bajo la intersección de dos autopistas; que trabajó paseando, bañando y peinando perros, luego como chofer de limosinas y que eventualmente llegó a Los Ángeles donde, luego de ser entrevistado por un periódico local, unos productores pusieron un ojo sobre él y terminó conduciendo un show que llegó a ser visto por 11 millones de personas en Estados Unidos y 80 países más.