Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:32 a.m., 7/10/2014 | 70°

Cinco de Mayo, ’Tradición Americana’


Agustín Durán | 5/4/2012, 6 a.m.
Cinco de Mayo, ’Tradición Americana’
David Hayes-Bautista, profesor de UCLA. | Agustín Durán

Aunque la Batalla de Puebla el 5 de Mayo de 1862 tuvo lugar en México, la celebración por la derrota del Ejército mexicano sobre el Francés ha cobrado mayor auge de este lado de la frontera a través de los años.

“Es una tradición americana, no mexicana”, dijo el Dr. David Hayes-Bautista, catedrático de la universidad UCLA y quien lanza al mercado el libro “El Cinco de Mayo, an American Tradition” sobre los orígenes del festejo en tierras estadounidenses.

Según Hayes-Bautista, el primer festejo por el 5 de Mayo se dio en Columbia, California tres semanas después de acontecido el hecho en Puebla y desde entonces se viene celebrando casi continuamente, cambiando a medida que pasan los años.

Hayes-Bautista argumenta que los latinos que vivían en California en ese entonces estaban en medio de dos conflictos, la Guerra Civil estadounidense y la invasión francesa en México.

“Los latinos protestaban contra la Confederación [el Sur] que representaba la esclavitud y anti democracia”, dijo el escritor.

“Ellos apoyaban la libertad y la democracia y el 5 de Mayo representaba eso para ellos”.

“Para ellos era una sola guerra con dos frentes, contra los Confederados y los franceses”, agregó Hayes-Bautista.

“Ellos veían que los franceses invaden México y van a quitar la democracia. Aparte, Napoleón era muy simpatizante del sur”, expresó.

Todo esto desencadenó festejos a lo largo de California y estados vecinos por el triunfo de “David contra Goliat”, como se considera la derrota francesa ante los mexicanos.

Las celebraciones en ese tiempo incluían cañonazos y desfiles, con música que para muchos es desconocida hoy en día.

“No tenían música de mariachi por que eso llega después de los franceses”, dijo Hayes-Bautista.

Aparte de diversión, estas celebraciones también proveían un punto de reunión para todos los latinoamericanos que vivían en California, algunos de los cuales tenían varias generaciones aquí mientras que otros habían llegado atraídos por la fiebre del oro.

“Le dio forma a una identidad latina en los Estados Unidos”, dijo Hayes-Bautista. “Vivían aquí, pero les interesaba lo que pasaba en sus países”.

photo

Imagen en exhibición sobre la Batalla de Puebla en La Plaza de Cultura y Artes

La Batalla de Puebla

En 1861, en medio de una fuerte crisis financiera, el gobierno mexicano de Benito Juárez deja de pagar la deuda externa que tiene con España, Francia e Inglaterra. España e Inglaterra arreglan la situación con México, pero Francia se empeña en cobrar y ante la negativa de los mexicanos, Napoleón III decide invadir suelo azteca.

Al frente del ejercito francés estaba el general Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez, quien arribó a Veracruz y se dirigió a la Ciudad de México, pasando por Puebla, ciudad donde se daría la famosa confrontación. Esperando a los franceses y Zuavos, etnia de Argelia que componía gran parte del contingente extranjero, estaba el Ejercito de Oriente que era comandado por el general mexicano Ignacio Zaragoza, veterano de la guerra con los Estados Unidos y de la Guerra de Reforma. Gran parte de la defensa mexicana la conformaban indígenas zacapoaxtlas.

Está por más decir que los franceses, que en ese entonces se conocía como la armada más poderosa del planeta, subestimaron de gran manera lo que consideraron un inferior despliegue militar mexicano.