Quantcast
Hoy Los Angeles}
7:52 a.m., 8/27/2014 | 69°

Culpan a Guatemala de invisibilizar a mujeres víctimas del conflicto armado


Las mujeres víctimas del conflicto armado siguen siendo desatendidas, lamentó activista indígena

EfE | 3/28/2012, 1:27 p.m.
Culpan a Guatemala de invisibilizar a mujeres víctimas del conflicto armado
Las entidades de mujeres indígenas calculan que el 89 % de los miembros de las Fuerzas Armadas ejercieron la violencia sexual durante el conflicto interno entre 1960 y 1996. | EFE

Asociaciones civiles acusaron al Estado de Guatemala de "invisibilizar" y no destinar la pertinente ayuda a las mujeres víctimas del conflicto armado interno que azotó ese país centroamericano durante 36 años.

"Las mujeres siguen siendo desatendidas", lamentó la activista indígena Heidi Tiull, que acusó a las instituciones públicas de no haber ayudado a las supervivientes. "Muchas de ellas están muriendo sin haber recibido una respuesta a sus demandas", dijo.

En su comparecencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la activista Miriam de Paz Brito aseguró que las mujeres indígenas fueron víctimas de "masacre, ejecuciones, violaciones sexuales, torturas físicas y psicológicas".

Las entidades de mujeres indígenas calculan que el 89 % de los miembros de las Fuerzas Armadas ejercieron la violencia sexual durante el conflicto interno entre 1960 y 1996.

Por parte del Estado, Jorge Herrer, de la Comisión Nacional de Resarcimiento, respondió que el 65 % de la ayuda material a víctimas del conflicto armado se ha destinado a mujeres.

"No fue una política de Estado que se dieran esas violaciones sexuales, fue causa del desborde durante esos lamentables hechos", dijo Herrer.

Los representantes gubernamentales se comprometieron a fortalecer la política de reparación de las víctimas y a mejorar la actividad desarrollada por organismos públicos que tratan la memoria histórica.

"Todavía hay mucho desafío por abordar", admitió Herrer, que prometió que el Gobierno extenderá la duración del programa para la atención a las víctimas que está previsto que acabe el próximo año.

Los peticionarios acusaron al Gobierno de no destinar suficiente recursos a la causa, pese a estar presupuestados, y de ser "discriminatorio" cuando son mujeres indígenas las que demandan una reparación como víctimas.

Basan la acusación en la negativa recibida por las esposas de hombres reclutados para la guerra, en el exceso de requisitos, la demanda de pruebas de que fueron víctimas de la violencia sexual y los recursos económicos que implica iniciar el proceso.

Personificó la denuncia María Elena Caal, una indígena que en 1982 denunció la desaparición de su marido y que culpa a las autoridades de no haber respondido a sus reiteradas peticiones de ayuda por ser viuda con cuatro hijos a cargo.

"La reconciliación está mucho más lejos de lo que soñamos", lamentaron los portavoces de las víctimas.

El presidente de esta audiencia de la CIDH, José de Jesús Orozco Henríquez, calificó estos episodios históricos de "grave y muy preocupante situación para las mujeres" y advirtió de la "indefensión" de las víctimas hoy en día.

La comisionada Rosa María Ortiz, que cree que "el sufrimiento seguirá por lo menos durante dos generaciones en Guatemala", abogó por un aumento del presupuesto destinado a las víctimas.