Quantcast
Hoy Los Angeles}
6:23 a.m., 7/22/2014 | 66°

Marionetas con sabor latino


Talento hispano le da vida a criaturas animadas en el teatro de marionetas más antiguo del país, mostrando su primera obra con temática latina después de medio siglo

Andrea Carrion | 3/1/2012, 4:40 p.m.
Marionetas con sabor latino
Marionetas vestidas con trajes típicos mexicanos interpretan una coreografía. | Andrea Carrión

Se abre el telón. Un tucán, un gallo y un loro bailan al ritmo del “Qué lindo es Jalisco…” delante de dos mesitas y un rótulo en el que se lee “Cantina”. Atrás de cada animal, más bien marioneta, tres personas vestidas de negro animan sus movimientos con hilos y controles, dando así inicio al espectáculo titulado “Fiesta”, el primer montaje 100% con sabor latino en el Teatro de Marionetas Bob Baker después de 52 años.

Este legendario local, declarado monumento histórico y cultural de la ciudad de Los Ángeles, ha entretenido a miles de familias angelinas por más de medio siglo con espectáculos temáticos como, la granja, el circo, Halloween, el Cascanueces, Navidad, entre otros. Históricamente, gran parte de su audiencia siempre ha sido anglosajona, hasta que en años recientes su fundador, Bob Baker, comenzó a ver la necesidad de atraer más público latino dado que casi la mitad de la ciudad es de esa descendencia.

Fue así que el pasado enero, el modesto teatro se llenó de papel picado y lanzó “Fiesta”, una puesta en escena interactiva que durante una hora entretiene con secuencias llenas de ratones bailando el “Cha, cha, chá”, un paisano que junto a su burrito llama “mamacita” al público femenino, una sevillana cantándole a los tacos y a las enchiladas, calaveras que brillan en la oscuridad, dos parejas de mexicanos bailando el “Jarabe Tapatío” y mucho más.

Pero lo latino no sólo está en el libreto. La mayoría de los titiriteros que están detrás de las marionetas llevan sangre hispana. Es el caso de Ana Aguirre, Víctor Muñoz, Eddie Barajas y Adrián Martínez. Otros titiriteros son Alex Evans y Rose Leonor.

Arte y empuje

photo

Portada de entretenimiento en nuestra edición impresa.

Ana Aguirre llegó a este teatro hace 17 años buscando trabajo. Los primeros cuatro los pasó en la cocina, pues además de entretenimiento, la compañía también ofrece meriendas para alimentar a los estudiantes que asisten a ver los shows como parte de un programa subsidiado por la Academia de Marionetas, fundación no lucrativa del mismo Baker.

Y en esa cocina se la pasaba Ana, primero los fines de semana mientras terminaba la preparatoria y luego de tiempo completo. Hasta que un día, esta mexicana de Guanajuato le dijo a su patrón, Bob Baker, que ella también quería operar marionetas.

“Me dijo ‘primero tienes que practicar’, entonces le pedí a uno de los muchachos que me enseñara y cuando me sentí lista, me lancé a hacer un show. Estaba muy nerviosa, pero lo hice y de ahí comencé a sacar el show a la calle yendo a escuelas, ferias, fiestas de cumpleaños, iglesias, etc. Luego comencé a pintar las marionetas y ahora hago de todo un poco”, comenta con entusiasmo Ana, de 34 años de edad.

Bob Baker comenzó a operar marionetas en la Placita Olvera cuando tenía 10 años de edad. Luego de la Segunda Guerra Mundial comenzó a fabricar y vender sus marionetas en elegantes tiendas de departamentos en Estados Unidos y Europa. También las llevó al cine y la televisión, llegando a trabajar con estrellas como Judy Garland, Elvis Presley y Angela Lansbury.