Quantcast
Hoy Los Angeles}
8:19 a.m., 7/24/2014 | 72°

Un viaje al pasado y nostalgia del Oscar


Las cintas Hugo y The Artist, dos homenajes a los ancestros del cine, encabezan esta travesía del recuerdo

Agencias | 2/26/2012, 10:07 a.m.
Un viaje al pasado y nostalgia del Oscar
Hugo, la cinta más nominada con 11 candidaturas al Oscar en su edición 84. | Cortesía

Aunque es apenas la 84ta entrega de los Oscar, la nostalgia es tan fuerte que se diría que Hollywood celebra un centenario.

El cine existe desde hace más de un siglo y los nominados a los premios de la Academia del domingo cuentan historias que se desarrollan en cada década de los últimos cien años; de War Horse en la Primera Guerra Mundial a Extremely Loud & Incredibly Close sobre los ataques del 11 de septiembre, entre los nominados destacan de manera poco usual dos que se centran en el desarrollo y la técnica del cine en sus primeros tiempos.

El productor de la ceremonia de los Oscar, Brian Grazer, dijo que el Hollywood & Highland Center, el recinto que solía conocerse como el Teatro Kodak donde se realiza la ceremonia, será rediseñado a semejanza de una “sala clásica de cine”. Su transformación va bien con la noche en la que los principales nominados son Hugo y The Artist, dos homenajes a los ancestros del cine.

Ambientada en la transición del cine mudo a las películas sonoras al final de la década de 1920, The Artist es la favorita para llevarse el Oscar a la mejor película y sería la primera cinta muda en ganar el mayor reconocimiento en los Oscar desde la primera ceremonia que se realizó hace 83 años.

La líder, con 11 nominaciones, es Hugo, del director Martin Scorsese, uno de los principales defensores de la preservación y el redescubrimiento de las primeras películas. La cinta es una adaptación del libro infantil de Brian Selznick, The Invention of Hugo Cabret, y cuenta la historia de un niño y una niña que viven en París en la década de 1930. Los pequeños descubren el misterio que rodea al pionero del cine francés Georges Melies (Ben Kingsley), cuyos cortos mudos de hace 100 años, o más, son recreados por Scorsese usando la tecnología digital más avanzada que ofrece Hollywood.

Scorsese, famoso por sus historias violentas para adultos como Raging Bull y la aclamada The Departed, enfrentó un gran reto al hacer su primera película digital en 3-D. Usar la tecnología actual para revivir el pasado también compartió el sentido de innovación que requirió Melies para hacer sus propias películas.

“Cada vez que poníamos la cámara en la posición que yo quería, descubríamos nuevas formas de hacer cosas o de no hacerlas”, apuntó Scorsese. “Tuvimos que redescubrir cómo hacer películas cada día, cada disposición de la toma”.

The Artist la sigue de cerca con 10 nominaciones y también es la favorita para llevarse el Oscar al mejor director para el cineasta francés Michel Hazanavicius. La gente pensó que Hazanavicius estaba un poco chiflado hace unos años cuando presentó la idea de realizar una película muda en blanco y negro como casi nadie lo hacía desde los años 20.

Los cineastas modernos que experimentan con el cine mudo suelen tener un estilo vanguardista, pero Hazanavicius quería hacer algo para el público en general; después de todo, hubo una época en la que las películas mudas eran lo único que se podían ver, cuando Charles Chaplin, Buster Keaton y D.W. Griffith eran los directores de los éxitos de entonces.

El también guionista Hazanavicius creó un melodrama sobre la caída de un astro del cine mudo, interpretado por Jean Dujardin (quien también está nominado al Oscar), cuya carrera se deshace con el surgimiento del cine sonoro y quien encuentra un ángel protector en una joven estrella interpretada por la argentina Bérénice Bejo (quien está nominada como mejor actriz de reparto y en la vida real es la esposa de Hazanavicius).

“Una de mis preocupaciones era cómo reaccionaría la gente ante una película muda”, señaló Hazanavicius. “Pensé que era más fácil que la gente estuviera dispuesta a ver una película muda si se trataba de un actor que la gente dijera ‘Está bien, es un actor mudo, es una película muda, eso tiene sentido”.

La nostalgia de la noche también se reflejará con el regreso de Billy Crystal como maestro de ceremonias, tras ocho años de ausencia. Para Crystal será la novena ocasión en que conduce la ceremonia. Sólo lo supera Bob Hope, quien la condujo en 19 ocasiones.