Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:44 p.m., 4/23/2014 | 62°

Roselyn Sánchez en el mejor rol de su vida

La polifacética actrzi boricua habla de su carrera profesional, la maternidad y de su amor por los perros

Andrea Carrion | 2/24/2012, 1:55 p.m.
Roselyn Sánchez en el mejor rol de su vida
Roselyn Sáanchez es la Agente Morales en la película "Act of Valor", que se estrena hoy. | Cortesía

Roselyn Sánchez ha creado su nicho en Hollywood persiguiendo a los chicos malos del cine y la televisión.

Su gran debut en la pantalla grande fue en 2001 como la agente secreto Isabella Molina en la película “Rush Hour 2” protagonizada por Jackie Chang. Luego en 2005 ingresó al elenco de la serie “Without a Trace” como la agente Elena Delgado y este fin de semana podrá verla en las salas de cine como la agente de inteligencia Morales en la nueva cinta de acción “Act of Valor”.

Claramente, Sánchez tiene perfil de policía, algo que ella lo toma más como una coincidencia que como una afinidad con el orden social.

“La verdad yo prefiero hacer comedia, hacer de loca, no de policía. Pero siempre me llaman para personajes de carácter fuerte, de mujer profesional y a mí me da hasta risa. Cada que vez que hay un programa de televisión que requiere de una policía me llaman a mí y yo… My God!”, dijo la actriz durante una entrevista telefónica con HOY.

Sánchez no sabe bien por qué la incidencia en este tipo de personajes, pero sospecha que se puede deber a su familia y también a su rostro.

“Soy la menor de cuatro hermanos -tres varones y yo-, yo soy la más pequeña y mi deporte fuerte es el boxeo. Me crié con un papá, una mamá y tres hermanos bien fuertes. Creo que cuando la gente me ve se asusta porque piensan que siempre estoy de mal humor y yo les digo ‘No, no, estoy feliz, lo que pasa es que yo soy así: seria’. Yo pienso que no, pero aparentemente tengo un gesto que hace a la gente pensar que estoy seria”, señaló.

Sánchez contó que su madre siempre la animó a conectarse con su parte artística metiéndola en clases de ballet, piano, jazz, girl scouts, certamen de belleza, entre otras.

photo

Roselyn Sánchez

“Mi mamá bromea y cuenta que yo me encerraba en el baño y tenía conversaciones completas con el espejo. Ella se quedaba afuera escuchándome como una hora. Una loca yo. Tenía amiguitos imaginarios… un drama total, siempre he sido dramática”, dijo entre risas Sánchez, quien en su familia lleva el apodo de Pupi.

Además de ser actriz, Roselyn Sánchez es modelo, productora, cantante, compositora, activista, esposa y ahora mamá, desde hace apenas un mes y medio. A inicios de enero la puertorriqueña dio a luz a una niña a la que llamó Sebella Rose Winter.

A sus 38 años de edad, Sánchez reconoce que ser madre era lo que seguía en su lista.

“Aparte de casarme con un hombre maravilloso [el actor Eric Winter], el otro sueño era ser madre. Ya lo cumplí y estoy fascinada. Pienso que esta experiencia me va a hacer mejor actriz porque sale otro nivel emocional que uno no conoce a menos que lo vivas”, comentó Sánchez. Afirmó que está aprendiendo a combinar la actuación con la maternidad en un nuevo rol en su vida.

“Ya estamos en la temporada de pilotos para la televisión en Los Ángeles y espero para el mes que viene regresar a trabajar, pero ahora mismo estoy más concentrada en ser mamá y en la lactancia que me vuelve loca, es una locura total, pero hay que hacerlo por la salud de la niña”, dijo.

Otra actividad que la llena, según contó, es la filantropía. Sánchez apoya mucho las campañas pro derecho de los animales como PETA y también programas como Operación Sonrisa, fundación que ayuda a niños con labio leporino.

“Si fuera por mí, me pasaría la vida viajando y haciendo trabajo filantrópico, me llena más que cualquier película. He estado en Nicaragüa para Operación Sonrisa y soy amante de los animales. Tengo seis perros y en Puerto Rico trabajo con una fundación, Petsos, que se encarga de la sobrepoblación de perros y educan a la gente sobre la importancia de esterilizar a los animales”.

Aunque sus aspiraciones no se limitan a la familia propia y al trabajo social. Sánchez comentó que todavía hay algo más que le gustaría alcanzar: el mundo de los musicales.

“Tengo otro sueño, Broadway en Nueva York. Me muero por hacerlo”, confesó.