Quantcast
Hoy Los Angeles}
3:29 p.m., 8/1/2014 | 74°

La polémica del cambio de era maya


Llegada de nuevo tiempo o fin del mundo

EFE | 12/18/2012, 10:42 a.m.
La polémica del cambio de era maya
Templo maya en el parque temático de Xcaret. | EFE

La llegada de la nueva era maya el próximo viernes se celebrará en los países centroamericanos que sirvieron de asiento a esa antigua cultura prehispánica y también en otros, marcada por la polémica de si se trata del comienzo de nuevos tiempos o del temido apocalipsis.

Una era maya se compone de 13 ciclos, cada uno denominado B'aktun, y concluye cada 5.125 años según el calendario de cuenta larga de esa civilización, que habitó los territorios que hoy ocupan Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y el sur de México, con una historia de aproximadamente 3.000 años.

Según la visión maya, el próximo 21 de diciembre culminará la era actual que arrancó en el 3.114 a.C. y comenzará el B'aktun uno de la era siguiente, lo que ha motivado celebraciones gubernamentales y de organizaciones mayas en Centroamérica.

Esas festividades, que incluyen rituales ancestrales, seminarios y eventos gastronómicos, entre otros, culminarán a medianoche del próximo viernes con ceremonias en los sitios arqueológicos, a las que ya han anunciado su asistencia los presidentes de Guatemala y Honduras.

Pero el acontecimiento también ha sido entendido por algunos, erróneamente, como la llegada del fin del mundo, una teoría que ha sido rechazada por los herederos de la civilización prehispánica, por científicos e incluso la iglesia católica.

"El fin del período del quinto sol (que sucederá el 21 de diciembre de 2012) dará paso a una nueva era, en la que habrá cambios positivos en todos los sentidos para la humanidad", según han asegurado sacerdotes y guías espirituales mayas de Guatemala.

La Conferencia Nacional de Ministros de la Espiritualidad Maya de Guatemala "Oxlajuj Ajpop", que ha organizado una seria de actos que comienzan hoy, ha insistido en el valor ceremonial y espiritual de la fecha.

"No se trata del fin del mundo, sino del fin de un ciclo y el inicio de otro, así que no esperen a que les cuenten, vengan a Copán, que vivirá un espectáculo cultural", dijo a Efe la ministra hondureña de Turismo, Nelly Jerez.

Copán, en el oeste hondureño, fue una influyente ciudad-estado maya del período Clásico, que va desde el 320 al 987 d.C., lo mismo que otras urbes como Tikal y Quiriguá, ambas en Guatemala.

Hasta El Vaticano ha tenido que salir al paso de la "profecía" del fin del mundo que se ha atribuido a los mayas, y el mismo director de la Specola Vaticana (Observatorio Astronómico), José Funes, ha adelantado que "por ahora" no habrá apocalipsis.

"Según esa 'profecía', se verificaría una alineación de los planetas y del Sol con el centro de la Vía Láctea y una inversión de los polos magnéticos del campo terrestre. No vale la pena discutir la base científica de esas afirmaciones, obviamente falsas", señaló la semana pasada Funes en el diario vaticano "L'Osservatore Romano".

Pero los adeptos a las teorías apocalípticas continúan preparándose y, por ejemplo, algunos están convencidos de que el pico de Bugarach, una cumbre de 1.231 metros situada en el sur de Francia, escapará al cataclismo del próximo 21 de diciembre.