Quantcast
Hoy Los Angeles}
12:47 a.m., 8/1/2014 | 68°

Buena amiga, buen corazón


Jenni Rivera compartió dinero y amistad con propios y extraños

Andrea Carrion | 12/14/2012, 10:47 a.m.
 Buena amiga, buen corazón
Jenni junto a 14 muchachas y 6 muchachos que competirán en enero en Dallas gracias a su ayuda. | Cortesía ROBBY CORRAL

Miles de personas se enamoraron de su música, de su espontaneidad en el escenario y de su cruda sinceridad. Jenni Rivera alcanzó la fama por su música y su personalidad, y a la vez conquistó cientos de corazones por su espíritu filantrópico.

En la última entrevista que dió a ¡BRAVO!, Jenni dijo que la fundación que presidió desde el 2006 y que llamó Jenni Rivera Love Foundation era su gran logro.

“Comenzamos con la idea de ayudar a la gente necesitada”, dijo Jenni en agosto, "a víctimas de violencia sexual, por la historia que vivieron mis hijas y mi hermana, y la violencia doméstica que viví yo. Luego fue ayudar a víctimas de Sida, Síndrome de Down, cáncer, y ahora hacemos más; hasta apoyamos al primer equipo de latinas ‘cheerleaders’ de Wilson High School del Este de Los Ángeles”, agregó.

Esta semana conversamos con la entrenadora de ese grupo de porristas, Krystle Corral. Ella narró cómo Jenni realizó el sueño de los 20 muchachos que dirige.

“A inicios de este año nos trazamos la meta de ir a Dallas a la competencia nacional de porristas. Hicimos de todo para recaudar fondos, pero no lográbamos reunir los 22 mil dólares que necesitábamos. A una de las muchachas, Brandy Zaragoza, se le ocurrió pedirle ayuda a celebridades, entre ellas Jenni Rivera, a quien admira mucho”, dijo Corral. “Escribí cartas a cuatro artistas y a los tres días llamó la asistente de Jenni. Dijo: ‘ Queremos hacer un video para que lo vea Jenni’, y el día que pactamos hacer el video, la misma Jenni nos sorprendió al llegar en persona. Eso fue el 15 de agosto y un mes después nos llegó un cheque por 15 mil dólares”.

“Es importante que la gente sepa las cosas que hacía, ella nunca dudó en ayudar”, agregó.

Pero Jenni no sólo ayudaba con cheques; según Faby Llerandi, la “Diva de la Banda” también fue buena para cultivar amistades.

“La primera vez que hablamos fue en el trabajo. Yo era nueva y ella me preguntó: ‘¿Estás confundida? ¿Con quién vas a comer? ¿Quieres ser mi amiga?’Nunca en mi vida de adulta me habían hecho esa pregunta. Así era ella, sabía expresar sus emociones y su amor en público”, dijo Llerendi, agente de bienes raíces que fundó Divina Realty con Jenni.

Esta semana, decenas de fans llegaron al local de Divina Realty, en Corona, con ofrendas para hacer novenas en memoria de Jenni. Llerendi dijo que haría su mejor esfuerzo para dejar su dolor a un lado y apoyar las vigilias.

“Nuestra amistad nunca cambió”, continuó Llerendi. “Aunque ya no nos veíamos seguido, al vernos era como si no hubiera pasado el tiempo. Ella andaba corriendo, siempre rodeada de gente; pasamos de juntarnos seguido a comunicarnos por mensajes de texto. Su mundo ya giraba más rápido que el mío, pero yo era consciente de que era parte de su negocio y de su sueño. Yo siempre decía: ‘Esperaré mi turno’…”, dijo con la voz quebrada. “Fue una buena amiga y estoy agradecida con Dios por ponerla en mi vida”.