Quantcast
Hoy Los Angeles}
3:36 p.m., 4/24/2014 | 69°

El dolor de perder a su ‘diva’

Para don Pedro y doña Rosa, la muerte de su hija marca un terrible capítulo en la historia de la familia Rivera

Tommy Calle | 12/13/2012, 6:10 a.m.
El dolor de perder a su ‘diva’
Jenni Rivera | Cortesía

A una semana de la repentina muerte de la ‘Diva de la Banda’ Jenni Rivera, el mundo del espectáculo sigue de luto.

El avión en el que viajaba partió a las 3.30 a.m. desde Monterrey rumbo a Toluca, pero nunca llegó a su destino. El Learjet25, creado en 1969, se desplomó en una zona montañosa de Nuevo León, dejando fragmentos en un radio de 300 metros y sin señales de restos humanos reconocibles.

Tras darse la confirmación de que se trataba del avión en el que viajaba la cantante junto a su maquillista Jacob Llenares, su abogado Mario Macías, su publicista y relacionista público Alberto “Arturo” Rivera, Genaro N.- conocido por la artista como Gigi- y los pilotos Miguel Pérez y Alejandro Torres, las grandes figuras del espectáculo comenzaron a enviar a través de Twitter sus muestras de cariño y de pesar. Pero en la intimidad de la familia Rivera, el dolor y la incertidumbre eran indescriptibles.

Don Pedro Rivera, padre de Jenni, confirmó en las puertas de la casa de la madre de Jenni, doña Rosa, que efectivamente, su hija viajaba en la aeronave que se precipitó a tierra.

Dijo que la familia recibió la noticia vía telefónica por parte de su hijo Lupillo Rivera, hermano de la cantante, quien fue notificado telefónicamente por la Procuraduría.

Con palabras serenas y en evidente control de sus emociones, don Pedro pidió a través de los medios “que la recuerden [a su hija] con el corazón y como siempre fue [...], como una persona derecha con todo el mundo. Es la primera tragedia que tenemos así en la familia”.

Por su parte, doña Rosa, que estaba al lado de su hija Rossie, visiblemente consternada, dijo con palabras muy sentidas que “es muy doloroso; no lo creo. A mi hija no le hubiera gustado que yo estuviera así”.

Agregó que Dios le había hecho una promesa. “Señor [Dios], tú me diste una promesa de que ella te iba alabar a ti (...) y yo sé que ella está cantándole a mi Dios. Yo sé que mi Dios necesitaba ese ángel para que le cantara”, agregó.

Desconsolada y ahogada en llanto, la adolorida madre dijo a la puertas de su casa que lo que más recuerda es cómo sus fans la adoraban. “Ella me decía: ‘Como me quieren mis fans, ¿no?’ y yo le decía: ‘Sí, mija’. ‘No son mis parientes, pero como me quieren, mamá’, me decía”, agregó la matriarca de la dinastía Rivera. Ella tuvo que hablar con su nieto Johnny, el más pequeño, quien le preguntó: “Si no tengo papá, ¿por qué se llevan a mi mamá?”

Gustavo Rivera y Pedro Rivera Jr., hermanos de Jenni, también acompañaban a sus padres en este doloroso capítulo.

“Cuando cualquier cosa sucedía, buena o mala, siempre estábamos ahí. Hace poco tuvimos una plática hasta las 5 o 6 de la mañana, toda la familia, y le agradezco muchísimo que nos haya dejado eso. Aprendimos mucho de esa junta que tuvimos en la casa. Y le doy gracias a Dios de que nos haya mandado a una hermana tan bella, tan buena y tan ‘luchona’”, agregó Gustavo con la voz quebrada.