Quantcast
Hoy Los Angeles}
11:15 a.m., 7/25/2014 | 80°

Proponen reforma educativa en México


Limitará poder de poderoso sindicato

EFE | 12/11/2012, 12:07 p.m.
Proponen reforma educativa en México
Vista general de la explanada de Ciudad Universitaria, en la capital mexicana. La Universidad Nacional Autónoma de México. | EFE

El nuevo Gobierno mexicano anunció una profunda reforma del sector educativo que, de ser aprobada, cercenará el poder que durante décadas ha acumulado el principal sindicato de trabajadores docentes.

La iniciativa legal requiere de cambios en la Constitución y en otras normas, y la instalación de un servicio profesional docente que esté limpio de interferencias sindicales.

"La base para transformar a México es la educación", anunció el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, quien ya en el mismo día de su investidura el 1 de diciembre anunció su intención de llegar a fondo en una de las reformas más necesarias del país.

Según datos oficiales, de cada 100 niños que inician su educación elemental sólo 64 terminan la escuela primaria, 24 el bachillerato, 10 egresan de una licenciatura y apenas 2 o 3 concluyen un posgrado.

En la prueba de 2009 del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (Pisa), realizada cada tres años, México ocupó el último lugar entre las 34 naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el 48 del total de países evaluados (65).

Al delinear los puntos fundamentales de la reforma, el secretario (ministro) de Educación Pública, Emilio Chuayffet, reconoció que México atraviesa una "extensa y profunda" crisis en el sector educativo.

Ello a pesar de que es el segundo país del mundo, después de Nueva Zelanda, en cuanto a la proporción del gasto público destinado a la educación. "No hemos podido superar nuestras debilidades y rezago", señaló Chuayffet.

El principal propósito de esta reforma es crear un servicio profesional docente que tenga en cuenta el desempeño profesional de los maestros, con criterios definidos para su promoción en la carrera, sin interferencias sindicales.

También incluirá un sistema de evaluación, desarrollado por un organismo autónomo, que será obligatorio para todos los maestros y que no esté sujeto a "caprichos o intereses particulares", afirmó el ministro.

Esto choca con el poder de maniobra en el sector que acapara el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), encabezado por Elba Esther Gordillo, considerada como la dirigente más poderosa de México.

El SNTE tiene el control de las plazas docentes del país, que cubre de acuerdo con lealtades sindicales. También existen plazas vitalicias o hereditarias que Peña Nieto quiere eliminar.

En el acto en que se presentó la reforma, en el Museo Nacional de Antropología de esta capital, fue Jesús Zambrano, líder del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien puso el dedo en la llaga.

Zambrano, que firmó como testigo en el documento en que se recoge la reforma, dijo que lo que se anunció hoy "se trata de una verdadera revolución educativa" porque el sector se ha convertido en un "botín" de organizaciones sindicales.

Ahora se trata de recuperarlo de "una camarilla que durante décadas fácticamente se fue apoderando, adueñando del sistema educativo nacional", agregó Zambrano, en clara alusión al poder acumulado por el SNTE.

Esa "camarilla", insistió, "se constituyó en la traba principal para la educación" y estaba "retando" al Gobierno federal y a los estatales, creando obstáculos para el desarrollo del sector.