Quantcast
Hoy Los Angeles}
3:12 a.m., 8/30/2014 | 68°

La Policía de Los Ángeles no entregará a indocumentados con delitos menores


EFE | 12/11/2012, 4:13 p.m.
La Policía de Los Ángeles no entregará a indocumentados con delitos menores
Un agente de ICE detiene a un inmigrante indocumentado. | HOY/Archivo

La Comisión de la Policía de Los Ángeles, un organismo civil que supervisa a la Policía angelina, aprobó hoy un plan para no entregar a Inmigración a los inmigrantes indocumentados detenidos por delitos menores.

La nueva normativa, presentada por el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, en inglés), el comandante Charlie Beck, alivia a los agentes de la responsabilidad de retener y entregar a las autoridades de inmigración a los indocumentados que sean detenidos por cometer delitos de bajo perfil.

La propuesta había sido anunciada por Beck en octubre de este año, momento en el que destacó la necesidad de "cumplir con el propósito del programa Comunidades Seguras de dar prioridad a la expulsión de aquellos que representen una amenaza para la seguridad pública o hayan violado repetidamente las leyes de inmigración".

En la propuesta aprobada hoy, que se espera entre en vigor en enero de 2013, Beck destacó que, de aproximadamente 3.400 retenciones que anualmente pedía Inmigración, sólo 400 se dejarán de cumplir, según la nueva norma.

Hasta el momento el LAPD envía las huellas digitales de todos los detenidos sin importar el tipo de delito a las autoridades de Inmigración, quienes verifican si la persona está en el país legalmente y solicitan establecer una retención de 48 horas para aquellos que no presentan información de residencia legal.

Con la nueva política, la policía angelina retendrá únicamente a quienes han sido arrestados por sospecha de un delito grave, o un delito menor por el cual se les haya fijado una fianza superior a 5.000 dólares o una infracción de tránsito con una fianza mayor de 2.500 dólares.

Igualmente, el LAPD respetará la solicitud de retención de las autoridades de Inmigración de los detenidos a quienes se les haya comprobado su pertenencia a una pandilla o hayan sido condenados de al menos un delito grave con anterioridad.