Quantcast
Hoy Los Angeles}
11:13 a.m., 8/30/2014 | 75°

Con espíritu navideño


Voluntarios se unen para dedicar su tiempo a envolver miles de regalos destinados a niños necesitados

Agustín Durán | 12/5/2012, 3:18 p.m.
Con espíritu navideño
Voluntarios envuelven ositos de peluche que son distribuidos por todo Los Ángeles, el Sur de California y Tijuana. Este año, fueron más de 150,000 ositos. | Agustín Durán

Maria Aguilar cortaba papel y envolvía ositos de peluche una y otra vez, mientras la música navideña impregnaba la enorme bodega donde unos 600 voluntarios más se congregaron la semana pasada para envolver los obsequios que serán distribuidos entre niños necesitados de todo Los Ángeles y el área de Tijuana.

“Sólo el hecho de saber que los niños van a recibir un regalito es muy especial me hace sentir bien, porque de alguna forma podemos colaborar”, dijo la guatemalteca, quien realizaba la labor al lado de sus dos pequeños hijos, Samuel y Abigail.

“Creo que va a ser una tradición, venir y colaborar”, expresó Aguilar, quien donaba su tiempo por segunda vez al esfuerzo.

Durante los últimos 20 años, la organización cristiana no lucrativa Children’s Hunger Fund (CHF) ha venido envolviendo los pequeños ositos de peluche donados por una fabricante de juguetes, los cuales distribuye entre cientos de iglesias del Condado de Los Ángeles, San Diego, Tijuana, Tecate y Rosarito.

El único propósito es que los niños que de otra manera no tendrían quizás un obsequio en la Navidad tengan un presente para abrir ese día.

Durante el resto del año, la organización también distribuye cajas de comida a muchas de estas iglesias, así como a otras alrededor del mundo.

“Cada juguete representa un niño a quien podemos dar un poco de alegría”, dijo Guillermo Márquez, Director de Relaciones con Iglesias en el Oeste de los Estados Unidos para CHF.

“Nosotros deseamos que cada voluntario aprenda la necesidad que hay en el mundo y crear ese sentir de altruismo, de ayudar a los más necesitados”, agregó.

Cada año, a finales de noviembre o principios de diciembre, individuos de todas las razas, fes y estratos sociales se congregan en una de las bodegas de CHF para hacer de este sentimiento de ayuda una realidad. Este año, fue tanta la respuesta que CHF organizó tres días de envoltura de los ositos. En total, unas 2,500 personas envolvieron alrededor de 150,000 de estos juguetes.

Jane Beakley, vocera de CHF, dijo que conseguir a voluntarios para el esfuerzo no es nada complicado. “La gente siempre responde y se registra. Nosotros hemos encontrado que la mayoría de personas sí quieren ayudar y sólo necesitan una forma de hacerlo”, expresó.

Rosa Vivas es de estas personas que por segundo año se registraron para ayudar. Dijo que le gustó la idea cuando un amigo de su iglesia la invitó hacerlo, y este año estaba más que dispuesta luego de ver el efecto que tienen los obsequios en los niños.

El año pasado, esta mexicana entregó algunos de los regalos personalmente a familias necesitadas de su comunidad. “Es un regalito pequeño, pero muy significativo. Fue la sonrisa más grande que he visto”, recordó con cariño.

fcastro@hoyllc.com