Quantcast
Hoy Los Angeles}
9:43 p.m., 4/23/2014 | 62°

Paquita la del Barrio demuestra que su esfuerzo no fue inutil

Rubén Cerros, residente de Los Ángeles, es mecánico y el ganador de "Yo me llamo".

Javier Calle | 12/2/2012, 8:53 p.m.
Paquita la del Barrio demuestra que su esfuerzo no fue inutil
Lleno de lágrimas, Rubén Cerros se lleva el premio de los 100 mil dólares y ahora podrá pagar sus deudas, además de poder reunirse con su esposa y sus tres hijas en México. | Cortesía

Como lo habíamos pronósticado en varias oportunidades, Rubén Cerros, mecánico residente de Los Ángeles, se convirtió en el ganador del programa “Yo me llamo” y se llevó el premio de 100 mil dólares por su bien lograda imitación de Paquita la del Barrio.

Cerros, quien nunca fue amenazado en la competencia, no sólo se llevó a casa el galardón en efectivo y el reconocimiento de los jueces Lupillo Rivera, Penélope Menchaca y las lágrimas de Samia, sino también el cariño de una gran audiencia que noche a noche disfrutó de sus caracterizaciones y que al final le dio los votos necesarios para convertirlo en el primer triunfador de la primera temporada de este reality de la cadena Telemundo.

Cerros, quien llegó hace seis años a Los Ángeles en busca de un trabajao para mantener a su esposa y sus tres hijas que actualmente viven en México, tuvo que emplearse a fondo para conseguir el sustento y un lugar para dormir. Sin embargo, la necesidad lo llevó más allá y hasta tuvo que ponerse peluca, vestido y armarse de valor para convertirse el asombroso imitador de Paquita la del Barrio, cuyo triunfo no sorprendió a muchos, pues desde el principio se perfiló como uno de los ganadores.

Durante una conversación previa con HOY, Cerros contó que la primera oportunidad con un micrófono se la ofreció una joven angelina que actuaba como payasita en fiestas infantiles y en medio de su actuación le permitía interpretar a la popular cantante de “Rata de dos patas”.

Pero como no podía vivir solo de las pocas oportunidades en las fiestas, Cerros comenzó a trabajar en un taller mecánico, de latonería y pintura (ubicado entre las avenidas Atlantic y Beverly), donde además tuvo la oportunidad de que ahí mismo le rentaran un espacio para vivir sin tener que pagar mucho.

Ahora, luego de haberse llevado el premio mayor de los 100 mil dólares y tras interpretar en la última gala los temas "Pobre pistolita", “Tres veces te engañé” y el emblemático “Rata de dos patas” Rubén Cerros, tendrá que cumplir su promesa de regresar a esta ciudad para continuar su vida como mecánico y como imitador de Paquita. Con este dinero podrá pagar además de todas las deudas en la que se metió para poder cumplir su sueño de participar y ganar la competencia. “Yo lo que quiero es poder ganar el premio y así poder pagar mis deudas y disfrutar con mi familia que se encuentra en San Cristobal de la Barranca, Jalisco a un lado de Guadalajara. Pero todavía mantengo mi trabajo en el taller, y digo ‘mi trabajo’ porque si salgo de la competencia tengo que regresar ahí mientras busco otro trabajo de imitador en algún lugar", había comentado a HOY antes de imaginar que ganaría.

Y hoy con su enorme cheque en la mano, Cerros estaría cumpliendo su promesa, además de estar realizando una gira de presentaciones por todo los Estados Unidos. algo que ya le ofrecieron producir.

La competencia

Luego de unir sus voces con la interpretación de “Celebra la vida”, los seis participantes enfrentaron la última eliminación antes de conocer a los tres finalistas. SIGUE EN LA PROXIMA PÁGINA.