Quantcast
Hoy Los Angeles}
10:17 p.m., 4/24/2014 | 62°

'Quiero que maneje la casa'

"No sólo somos más de la mitad del padrón electoral, somos la mamá de la otra mitad del padrón electoral", subraya la abanderada.

Agencia Reforma | 4/5/2012, 11:16 a.m.
'Quiero que maneje la casa'
"Quiero un México donde los niños lean, para que cuando les pregunten sí sepan contestar", dijo Vázquez Mota | Agencia Reforma

¿Está México preparado para una mujer?", pregunta Josefina Vázquez Mota desde el estrado.

"Sííí", responden al unísono las aproximadamente 400 mujeres que abarrotan los salones 1 y 2 del Hotel Camino Real de Tijuana.

Es el segundo evento de una jornada que la candidata del PAN a la Presidencia inició a las 6:00 horas con una rutina de 45 minutos de caminadora elíptica y abdominales en el gimnasio del hotel a la orilla del puerto donde pasó la noche.

Después de reunirse temprano con empresarios, Vázquez Mota ha llegado a Tijuana en una camioneta Grand Cherokee negra con placas de California escoltada por otros siete vehículos entre patrullas de la Policía Federal y unidades de la Secretaría de Seguridad estatal.

Al llegar ha dicho a los reporteros que no padece anorexia, ni bulimia, y que su estado de salud es perfecto, en una respuesta más al mareo que acusó hace dos días.

"Josefina, Josefina, Josefina", le gritan a coro las invitadas al "Diálogo con Mujeres Fronterizas", organizado por Ciudadanos por un México Posible, una asociación civil creada para apoyar sus aspiraciones políticas.

"Las mujeres saben manejar la casa", dice Ernesto Ruffo, candidato del PAN al Senado.

"Yo quiero que ella maneje la casa grande", remata el primer Gobernador panista en 1989.

Vázquez Mota, de saco azul marino y falda del mismo tono con lunares blancos, se desenvuelve con soltura en un panel que asemeja un set de esos programas de televisión.

"No sólo somos más de la mitad del padrón electoral, somos la mamá de la otra mitad del padrón electoral", subraya la abanderada.

Parece recordar sus viejos tiempos como conferencista motivacional o escritora del libro "Dios Mío Hazme Viuda", cuando combina su discurso de eliminar el fuero a los políticos e impulsar una reforma laboral con consejos para abandonar a tiempo una relación nociva.

Entre propuesta y propuesta aprovecha para clavar el codo a su principal adversario político.

"Quiero un México donde los niños lean, para que cuando les pregunten sí sepan contestar", dice provocando las risas de los asistentes.

Para el cierre ha dejado lo que parece ser una respuesta los tropiezos de su campaña.

"Nada ni nadie me va a detener", enfatiza.