Quantcast
Hoy Los Angeles}
2:48 a.m., 9/19/2014 | 68°

Con muchas ganas de aprender


Sylvia Carlock | 10/28/2011, 1:03 p.m.
Con muchas ganas de aprender
CONCENTRADA. Estela Juan realiza un ejercicio de escritura. | Joshua Vazquez-Bernal

No pudieron estudiar cuando eran niñas porque tenían que cuidar a los hermanos o tuvieron que trabajar. Tampoco pudieron hacerlo cuando se casaron porque cuidaron a sus hijos, se encargaron de los quehaceres del hogar o trabajaron.

Y ahora que están cuidando a los nietos, estas mujeres están acudiendo por primera vez a la escuela para aprender a leer y a escribir, y obtener un certificado de educación básica y secundaria.

“Estas son mujeres abnegadas que pusieron las necesidades de los demás antes que las propias. Pero sus ganas de triunfar las impulsan a salir adelante”, expresó Mónica Rojas, Instructora de Español del Programa de Educación Continua del Colegio de Santa Ana (SAC). “Yo les admiro mucho el coraje que tienen. Todas ellas son muy entregadas a sus estudios”.

El programa es auspiciado por el Gobierno de México a través del Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA), que proporciona libros, materiales educativos y certifica los estudios; es financiado por el SAC y las clases son impartidas en salones de dos escuelas del Distrito Escolar Unificado de Santa Ana.

Según Rojas, en este programa se ofrecen tres niveles de aprendizaje: Alfabetización, para personas que necesitan aprender a leer y escribir; Primaria, para quienes desean obtener su certificado de educación básica, y Secundaria, para los que desean obtener un certificado de estudios intermedios.

Al concluir sus estudios, cada estudiante recibe un certificado emitido por el Gobierno mexicano por medio del Consulado de México en Santa Ana.

“Yo estoy muy agradecida por la paciencia que me han tenido. La maestra me enseña con mucho amor”, dijo la alumna Estela Juan, de 65 años de edad. “Primero Dios, ahora que aprenda a leer y escribir, quiero seguir estudiando la primaria, tome lo que tome”, agregó.

En el mismo salón de clases, Rojas asiste a sus alumnas con diferentes niveles de aprendizaje. “Cada alumna avanza a su propio ritmo y yo me adapto a sus necesidades” explicó la instructora. “Algunas tienen responsabilidades familiares o laborales y no pueden venir cada semana o no pueden llevar tarea a casa”.

Graciela Pérez, de 68 años, viene a clases con un nieto que cuida por las mañanas. “Yo le echo ganas y mejor me traigo al niño al salón que perderme la oportunidad de aprender”, comentó.

Sin embargo, también vienen madres al salón de clases.

“Tengo una alumna que viene a clases con su bebé y mientras escribe la tarea con una mano, con la otra se abre el pecho para amamantar a su hijo”, indicó Rojas.

Este programa nació en 2004 y se ha mantenido a pesar de recortes presupuestales, dado el interés del público. Desde su inicio han pasado por estos salones unas 500 personas que han estudiado en los tres niveles escolares.

“El programa de Alfabetización en Español es muy beneficioso por el impacto positivo que tiene en la persona, en su interacción con la familia, el trabajo y la comunidad”, dijo Jim Kennedy, vicepresidente interino del SAC. “Para muchas personas, el no saber leer en español es una barrera para aprender inglés. Los estudios demuestran que las personas que saben leer en su idioma natal tienen más éxito al aprender a leer y escribir en inglés.

“Esto se debe a que las habilidades que uno aprende en la alfabetización son transferibles y se hace más fácil el aprender a leer y a escribir palabras en inglés si éstas se pueden asociar con palabras del idioma natal de la persona”, añadió.

En promedio, aprender a leer y escribir, puede tomar un año y medio. Los certificados de primaria y secundaria se pueden obtener en dos a tres años de estudios cada uno, de acuerdo con Rojas.

El esfuerzo de los alumnos y las instituciones deja buenos resultados generales y satisfacción personal

“Solamente por ver la sonrisa de satisfacción cuando estos alumnos reciben sus certificados, vale la pena todo el esfuerzo”, dijo Damaris Molina, directora de la Primaria Lincoln. “Es todo un placer ver los rostros radiantes de satisfacción cuando concluyen sus estudios”.

El contacto

Para mayor información sobre el Programa de Educación Continua, llamar a Mónica Rojas al 949-278-4816.